Jonathan “Mantequilla” González aprendió la lección

09/03/2012 |
A empezar otra vez Jonathan “Mantequilla” González espera volver al cuadrilátero durante el mes de noviembre tras su primer empate en su carrera el pasado sábado. (Archivo)  
Aceptó que no tuvo la mejor preparación para el combate del pasado sábado, para el cual no pudo conseguir el peso requerido.

El púgil Jonathan “Mantequilla” González pagó el precio al no prepararse como debía para el combate más importante de su joven carrera.

En su primera presentación para la cadena HBO y en una reyerta a 12 asaltos, González consiguió un soso empate contra el ucraniano Sergy Dzinziruk en una pelea que por poco no se realiza debido a que el boricua falló en hacer el peso acordado.

Sin embargo, el resultado le valió para mantener su invicto y la posibilidad de una futura contienda titular.

“Me siento bien. Todo el mundo me vio ganar, aunque no me siento satisfecho, ya que no lucí como debía”, expresó González a Primera Hora a su llegada ayer a la Isla.

El pleito estaba pautado en las 154 libras por la faja Continental del Consejo Mundial de Boxeo (CMB).

Sin embargo, el viernes González (15-0-1, 13 KO) pesó nueve libras por encima de lo establecido. La pelea se mantuvo en pie ya que logró pesar menos de 166 libras (165.2) horas antes del combate, en un acuerdo de última hora entre las partes. Al momento del combate, su peso fue 172 libras.

González aceptó que no tuvo la mejor preparación para esta reyerta al tener varios viajes durante el entrenamiento.

“Estaba trabajando. No pensé que iba a pasar esto. A lo mejor fue por los constantes viajes”, señaló González, quien peleó por primera vez en su carrera a 12 asaltos.

“(En la pelea) me sentí bien, pero me cansé un poco. Sin embargo terminé fuerte”, dijo González, quien aseguró que no sintió la pegada del ucraniano, pero que el europeo sí sintió la de él.

El sueño de González de ser campeón mundial quizás tenga que esperar un poco más tras su deslucida presentación, suceso del cual espera aprender varias cosas.

“Debo estar más dedicado (para futuras peleas), y no voy a descansar hasta ser campeón mundial”, sentenció el boxeador de 23 años, quien –a pesar del problema de peso– aseguró que se queda en las 154 libras.

González comentó que descansará por un espacio de dos semanas para entonces comenzar su entrenamiento para un posible enfrentamiento en el mes de noviembre.