Cotto no ha descartado la idea de una secuela ya sea contra Floyd Mayweather Jr. o Saúl “Canelo” Álvarez para cerrar el libro en su carrea sobre el ring. (Archivo)  
El púgil ha sido enfático en que no tiene intenciones de continuar activo en el deporte más allá del 31 de diciembre de 2017.

Si las cosas salen como tiene planificado, Miguel Cotto debería culminar su carrera en el boxeo rentado el próximo 1 de diciembre en Nueva York.

El canadiense David Lemieux (38-3, 33 KO), excampeón mediano (160 libras) luce como el oponente que estará bajo considerando. Primero, el puertorriqueño tiene que vencer a Yoshihiro Kamegai el 26 de agosto por la corona júnior mediana (154 libras) de la Organización Mundial de Boxeo (OMB). Esa pelea será la primera del boricua desde que unió esfuerzos con Golden Boy Promotions luego de una corta relación con Roc Nations.

Cotto ha sido enfático en que no tiene intenciones de continuar activo en el deporte más allá del 31 de diciembre de 2017. Un duelo contra Lemieux podría significar una considerable suma de dinero para el cagüeño. Los recientes retiros del mexicano Juan Manuel Márquez y el estadounidense Tim Bradley limitará la lista de rivales para Cotto, quien también estará atento a los resultados de varios pleitos.

Cotto tampoco ha descartado la idea de una secuela ya sea contra Floyd Mayweather Jr. o Saúl “Canelo” Álvarez para cerrar el libro en su carrea pugilística por lo que estará atento a lo que ocurra en las próximas semanas.

Mientras Mayweather tiene en agenda enfrentar a Conor Mcgregor, estrella de las artes marciales mixtas, Álvarez tiene un compromiso más complicado. El joven mexicano se verá las caras con el fuerte pegador Gennady Golovkin el 16 de septiembre en  el T-Mobile Arena en Las Vegas, Nevada. Si Álvarez sale por la puerta ancha, también estaría ansiando hacer un evento que le represente una considerable cantidad de dinero.

Y ahora que Cotto renovó la relación con Golden Boy Promotions, sería fácil acordar unos términos económicos de su satisfacción.

Regresa a la portada