Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Miguel Cotto pierde su última pelea por decisión unánime

Por Primerahora.com 12/03/2017 |01:09 a.m.
Miguel Cotto debutó profesionalmente el 23 de febrero de 2001 después de despedirse como aficionado en las olimpiadas de Sydney, Australia. (AP / Adam Hunger)  
El combate contra Sadam Ali terminó 115-113, 116-112 y 115-113 a favor del estadounidense, quien fue abucheado por el público.

El puertorriqueño Miguel Cotto se despidió de los ensogados con una derrota ante el estadounidense Sadam Ali, que se convirtió en el nuevo campeón superwelter (154 libras) de la Organización Mundial de Boxeo (OMB) con una victoria por decisión unánime en una reyerta que se celebró en el Madison Square Garden, de Nueva York.

La pelea terminó 115-113, 116-112 y 115-113 a favor de Ali, quien fue abucheado por el público.

El combate fue uno bastante parejo en el que Cotto salió a buscar activamente a Ali en los primeros asaltos. Sin embargo, a partir de la octava vuelta, el estadounidense pareció un segundo aire que puso en aprietos al boricua. De hecho, Ali se vio más agresivo y Cotto se vio en retroceso.

Durante la entrevista post pelea, Cotto indicó que confrontó problemas con su brazo izquierdo. El peleador también le agradeció a los fanáticos su respaldo.

Cotto se despidió con récord de 41-6. Ali (26-1, 14 KO’s) se apuntó el triunfo después de una fallida primera oportunidad titular en 2016.

En la segunda pelea titular, el mexicano Rey Vargas retuvo su corona supergallo (122 libras) del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) tras vencer por decisión unánime al colombiano Oscar Negrete.

Las tarjetas cerraron 119-109, 119-109 y 120-108 a favor del campeón, que terminó con heridas en ambos ojos producto de dos cabezazos de Negrete.

Vargas continúa invicto con marca de 31-0, 22 KO’s, mientras Negrete quedó con 17-1, 7 KO’s.


Gloriosa carrera

Cotto se despide con un histórico resumé que incluye seis campeonatos mundiales en cuatro divisiones.

El boxeador, quien debutó profesionalmente el 23 de febrero de 2001 después de despedirse como aficionado en las olimpiadas de Sydney, Australia, peleó por primera vez por un título mundial cuando tenía récord de 20-0.

Entonces, al subir al ring el Coliseo de Puerto Rico José Miguel Agrelot la noche del 11 de septiembre de 2004, tres años y siete meses después de su debut, se coronó campeón mundial al noquear técnicamente en seis asaltos al brasileño Kelson Pinto.

Así el boricua se apoderó del vacante cetro superligero (140 libras) de la Organización Mundial de Boxeo, comenzando a abrirse las puertas a las que serían reyertas de mucho más brillo y mejor remuneración.

Hoy ostenta la distinción de ser el único puertorriqueño con títulos en cuatro divisiones distintas. En total, Cotto se ha coronado en tres organismos distintos; la OMB, la AMB y el CMB.

Luego de su primera faja de campeón en las 140 libras bajo la OMB, subió de categoría para aspirar al cetro vacante de la AMB en las 147 libras, y enfrentar el 2 de diciembre de 2006, hace exactamente 11 años, al también boricua Carlos ‘Indio’ Quintana. Esa noche en Atlantic City, Cotto acabó al mocano en cinco asaltos para tumbarle su invicto luego de 23 triunfos, y mejoró su récord a 28-0.

Tras su primera y dolorosa derrota ante el mexicano Antonio Margarito en julio de 2008, para perder su invicto luego de 32 victorias, Cotto nuevamente se convirtió en campeón de las 147 libras, pero esta vez en su versión de la OMB al noquear técnicamente al británico Michael Jennings en cinco asaltos, en un combate por el cinturón vacante.

Posteriormente sufrió su segunda derrota en noviembre de 2009, esta vez ante el filipino Manny Pacquiao, también por nocaut técnico al igual que contra Margarito.

Esto preparó la escena para que el boricua subiera de nuevo de división, a las 154 libras, y retara al entonces monarca superwelter de la AMB, Yuri Foreman. Cotto lo superó por nocaut técnico en nueve asaltos.

Dicho título el cagüeño lo defendería luego ante Ricardo Mayorga y en una ansiada revancha ante Margarito, de quien se vengó propinándole una paliza que provocó que no pudiera continuar peleando tras nueve asaltos, debido a la inflamación alrededor de su ojo derecho, que le impedía ver.

Tras derrotas consecutivas ante Floyd Mayweather, Jr. y ante Austin Trout, tuvo una pelea más en las 154 libras ante Delvin Rodríguez y luego subió a las 160 para retar al entonces campeón mundial del CMB, el argentino Sergio Martínez, a quien venció antes del límite en 10 asaltos el 7 de junio de 2014.

Casi año y medio después sufrió su quinto revés ante el mexicano Saúl ‘Canelo’ Álvarez. Fue entonces cuando tuvo la pausa más larga de su carrera, de un año y nueve meses sin pelear, hasta que enfrentó en agosto de este año por el título vacante de las 154 de la OMB al japonés Yoshihiro Kamegai, a quien venció por decisión unánime.

Esta fue la sexta ocasión que Cotto se coronó campeón mundial, el mismo título que estará en juego la noche del sábado ante Ali.

Regresa a la portada