Thomas Dulorme vislumbra bajar a las 140

10/29/2012 |
Thomas Dulorme admitió que necesita trabajar más en su defensa para futuros compromisos. (tonito.zayas@gfrmedia.com)  
Dice que está en desventaja cuando pelea cerca de las 147 libras y sus rivales suben 20 libras más.

Tras varios años marcando las 147 libras sin inconvenientes, tal vez es tiempo de que Thomas Dulorme se sacrifique un poquito más y baje a las 140.

Ese es el plan que contempla el púgil carolinense luego de sufrir la primera derrota de su carrera el sábado en la noche a manos del argentino Luis Carlos Abregú en su primer combate como estelarista para la cadena televisiva HBO.

“El plan después de esta pelea es descansar un poco y regresar en el 2013, pero posiblemente en las 140 libras”, indicó Dulorme ayer a Primera Hora tras ver caer su invicto a 16-1.

“No es por poner excusas ni nada, pero yo hago las 147 comiendo arroz y habichuelas, sin pasar hambre. Y cuando subo al ring, lo hago en 150 o 151 libras, mientras que mi oposición lo hace en 165 o 170 libras. Suben más fuertes y eso se notó en esta pelea. Quizás en un peso menor, yo no tenga esa desventaja, aunque tenga que sacrificarme un poco más”.

Dulorme había dominado cómodamente con su jab los primeros dos asaltos ante el peligroso Abregú (34-1, con 28 nocauts), pero el argentino le colocó una potente derecha a fines del tercer asalto que lo llevó a la lona por primera vez en su carrera.

Dulorme se paró, cambió a una guardia zurda y dominó tres de los siguientes cuatro asaltos en las tarjetas de los jueces para tener ventaja de 57-56 antes de que Abregú lo conectara otra vez en el séptimo asalto con sólida combinación para derribarlo por segunda ocasión.

Dulorme se paró de inmediato, pero su esquina José Bonilla decidió detener la pelea.

“Abregú pega bastante fuerte y sentí sus manos. Pero yo estaba consciente, estaba listo para seguir peleando y quizás hubiera podido ganarle la pelea si me protegía un poco más. Sin embargo, respeto la decisión de mi esquina. Para eso está ahí, para protegerme”, dijo Dulorme. “Ahora lo que me toca es hacer un par de ajustes para seguir mejorando. Tengo que mejorar mi defensa frente al contragolpe, pues Abregú nunca pudo darme un golpe iniciando el ataque. Siempre fue en contragolpe”.