Tito Trinidad le lanza un jab a Oscar de la Hoya

12/18/2012 |
El orgullo de Cupey Alto está fuera del boxeo desde el 2008, pero admite que saldría del retiro si se trata de una revancha con De la Hoya. (Archivo)  
Ambos se enfrentaron el 18 de septiembre de 1999 en Las Vegas en la llamada “Pelea del Milenio”.

Aunque está retirado del boxeo desde que peleó por última vez el 19 de enero de 2008, Félix “Tito” Trinidad todavía guarda el espacio para realizar una pelea más, si el destino la pone en su camino.

Se trata de una revancha con el mexicano Oscar de la Hoya, con quien protagonizó la “Pelea del Milenio” hace ya 13 años.

“Siempre he estado dispuesto a pelear con él”, dijo Trinidad mientras compartía el domingo con otros boxeadores y allegados del boxeo en la residencia de Wilfred Benítez en el barrio Saint Just, en Carolina. “Pero tiene que ser una cosa que salga Oscar diciéndome: ‘Sí’”. “Yo no voy a estar buscándolo porque eso muchas veces ya se ha negociado. Tiene que ser algo que salga de él”.

El comentario de Trinidad surgió ante preguntas de allegados sobre esa posibilidad. Según trascendió, en momentos de los pasados años ha habido personas cabildeando por ese tipo de megaencuentro con Tito y Oscar. Al parecer, al momento, De la Hoya no lo ha tomado en serio.

Trinidad no ha dejado que eso le robe el sueño, pero tampoco lo ha descartado.

“Si él (Oscar) sale y me dice: ‘Tito, yo quiero pelear contigo… algo en serio…’, que meta mano y me diga lo que hay”, dijo Trinidad.


El ídolo de Cupey Alto dijo que no tendría problemas para volver a prepararse físicamente para una pelea. Y a pesar de que mucha gente piensa que se encuentra fuera de forma, asegura lo contrario.

“Toca aquí”, le decía a la gente a su alrededor y señalando el área de su bíceps derecho y su pecho. “Estoy duro todavía”, agregó, señalando que la razón principal para su fortaleza muscular es porque dedica muchas horas a trabajar la tierra sembrando apio, ñames y plátanos en fincas que tiene en Orocovis y Naranjito.

El único problema que Trinidad le ve a la posibilidad de cuajar una pelea de esa envergadura sería definir un peso.

“Sería bueno en las 168. Pero me imagino que 168 es mucho para él”, sostuvo Benítez.

Por lo demás, Trinidad no ve mal que la revancha de la Pelea del Milenio –que en realidad distó mucho de ser realmente un combate épico– se logre con tantos años de diferencia.

“Más tiempo tardó en darse la revancha entre Roy Jones y (Bernard) Hopkins. Pasaron casi 18 años. Nosotros llevamos 13 años”, dijo Trinidad.

La Pelea del Milenio, celebrada el 18 de septiembre de 1999 en el hotel Mandalay Bay, en Las Vegas, fue posiblemente el evento boxístico más esperado de la última década del siglo XX. Puerto Rico, arropado por la Titomanía del momento, se paralizó por completo la noche de la pelea.

Trinidad confrontó problemas para poder atacar a De la Hoya en la primera parte de la pelea. El mexicano usó su velocidad y finos movimientos para huir del ataque del boricua. Pero luego, inexplicablemente, decidió pelear en retroceso el resto de la pelea, quizás pensando que tenía todo seguro. Mientras, Trinidad acortó camino hasta lograr una decisión mayoritaria por dos votaciones a su favor por marcación de 115-114 y 115-113, mientas que un tercer juez dictaminó el pleito como un empate a 114-114.

Así Trinidad unificó la corona wélter de la Federación Internacional de Boxeo, que ya ostentaba, con el cinturón del Consejo Mundial de Boxeo que poseía De la Hoya.

Tras la pelea hubo múltiples intentos para cuadrar una revancha, pero nunca se logró debido a tranques económicos y desavenencias entre los promotores Don King (representante de Trinidad) y Bob Arum y su compañía Top Rank (promotores de De la Hoya en aquel tiempo).

Pero 13 años después, si Trinidad y De la Hoya llegaran a acordar este combate, ambos lo harían con 40 años de edad y tras un retiro de casi cinco años. Con toda probabilidad, sus recursos y habilidades no serán los mismos que tenían cuando pelearon en el 1999 y el combate, aunque llamativo, podría parecerse mucho a la tercera pelea entre Roberto Durán y “Sugar” Ray Leonard del 1989, que se celebró nueve años después de los primeros dos épicos combates.

Además, corre el riesgo de terminar igual que los fiascos que fueron las peleas entre Durán y Leonard, respectivamente, ante Héctor “Macho” Camacho.

Tal y como están las cosas ahora mismo, Trinidad y De la Hoya deberían ser los candidatos en línea para ser exaltados al Salón de la Fama del Boxeo en Canastota en el 2014.