Tito Trinidad y Banco Popular llegan a un acuerdo

Por Carlos González 04/15/2014 | 00:00 a.m.
Se estima que Trinidad generó ingresos de unos $86 millones, sin embargo, al parecer perdió cerca de $63 millones en diversas inversiones. (juan.martinez@gfrmedia.com)  
Exigían que se ordenara a varias entidades desistir de cobrarles deudas multimillonarias.

El juez Ángel Pagán Ocasio informó a los presentes de la sala 904 del Tribunal de Primera Instancia de San Juan que los abogados que atendían el interdicto de Félix “Tito” Trinidad llegaron a un acuerdo. La petición era para evitar que el Banco Popular de Puerto Rico (BPPR) ejecutara una deuda ascendiente a $15.6 millones. 

Entre los acuerdos, la acción de BPPR contra Trinidad de solicitar el cobro de la deuda seguirá su curso.  Además, la entidad bancaria continuará el pago por concepto de intereses y dividendos, que ascienden a $200 mil mensuales.

Al salir de sala Tito Trinidad dijo sentirse tranquilo con la solución momentánea.  

“Gracias  a toda mi gente de Puerto Rico que me ha apoyado con sus oraciones para mi familia y para mí. Quiero que los días vayan pasando para que el público se entere poco a poco de todo lo que ha sucedido”, dijo Trinidad.

 
Trinidad y Banco Popular llegan a un acuerdo

Félix "Tito" Trinidad se expresa ante las cámaras a la salida del Tribunal, luego de que el juez Ángel Pagán informara el cuerdo entre ambas partes.


Trinidad y su padre, Félix Trinidad Rodríguez, reclamaban que se ordenara a varias entidades desistir de cobrarles deudas multimillonarias por entender que cayeron en la ruina económica debido a las malas decisiones que José “Pepe” Ramos, su antiguo asesor financiero, tomó sin el debido consentimiento.

El licenciado Néstor Méndez Gómez, en representación de Banco Popular, había solicitado ante el juez Pagán Ocasio la desestimación de la demanda amparados en que el Tribunal no tiene jurisdicción.

Los Trinidad también habían presentado una querella ante la Financial Industry Regulatory Authority  (FINRA), que dilucida disputas entre inversionistas. Los Trinidad alegaban que Ramos invirtió prácticamente la totalidad del dinero generado durante sus respectivas carreras en el boxeo rentado en diferentes carteras de bonos relacionados al Gobierno de Puerto Rico que en los pasados meses han sufrido un desplome motivado por la crisis fiscal que se encuentra el Estado Libre Asociado (ELA).

“Entendemos que no procede paralizar el cobro de la deuda. Esta acción invoca repetidamente la identidad del demandante, una figura que le ha dado gloria a Puerto Rico, pero que se ha dedicado a la influir la opinión pública y del Tribunal. Los héroes se deben someter al derecho”, dijo Méndez Gómez durante su argumentación más temprano.