Wilfred Benítez ya tiene su casa completamente reconstruida

12/17/2012 |
Con una verdadera fiesta de pueblo recibieron ayer al ex campeón mundial en su remozada residencia. (tonito.zayas@gfrmedia.com)  
Con una verdadera fiesta de pueblo recibieron ayer al ex campeón mundial en su remozada residencia.

Tal como se le prometió y como él se lo merecía, el ex campeón mundial Wilfred “el Radar” Benítez ya está en su casa “nueva”.

Fueron arduas horas de trabajo –día y noche– de decenas de voluntarios que participaron de la iniciativa Héroes para Campeones, organizada por el empresario Marcos Rivera y el ex boxeador Víctor “Luvi” Calleja.

Pero al final, la sonrisa de Benítez y las lágrimas de emoción de su hermana, Yvonne, valieron cada esfuerzo.

Finalmente, el ex campeón mundial y su familia pernoctaron desde anoche en una casa con todas las facilidades que la condición de salud de Benítez requiere y con la comodidad que un campeón de su talla merece.

Benítez e Yvonne, encargada de cuidarlo, fueron escoltados en una caravana desde el hotel –donde se hospedaron mientras se trabajaba por 24 horas al día en su casa– hasta llegar al hogar completamente remodelado.

Desde las 3:00 de la tarde, aunque los voluntarios aún afinaban algunos detalles en la casa, los tambores de una batucada comenzaron a sonar como preámbulo a la llegada del ex monarca.


Cerca de una hora después, Benítez llegó en lo alto de un camión, saludando y contento, como si se tratara de un recibimiento luego de ganar algún combate de título mundial.

No era para menos, pues la música y los gritos de apoyo no cesaban. “Wilfred Benítez, nuestro campeón, el pueblo te lleva en su corazón”, decía un estribillo mientras los tambores de plena sonaban.

Cuando el camión se estacionó frente a la casa, Yvonne no podía detener el llanto, emocionada y agradecida.

Mientras, el ex púgil le decía a Calleja: “Esta no es mi casa”, pues con los cambios no la reconocía.

Los presentes en el recibimiento, entre vecinos de la comunidad, voluntarios que incluso pasaban las noches ayudando en el lugar, auspiciadores y otros, no dejaban de aplaudir a quien aún consideran su campeón, y las emociones estaban a flor de piel entre todos los presentes.

Entre música, aplausos y, sobre todo, mucho calor humano, los ex campeones presentes –Félix “Tito” Trinidad; Wilfredo Vázquez padre; Samuel Serrano y Luvi Calleja– ayudaron a Benítez a bajar del camión y entrar a su residencia remodelada.

El homenajeado no dejaba de sonreír, saludar y posar para las cámaras, consciente de que esa fiesta era para él.

“Esto ha sido una cosa inesperada, no tengo palabras. Millones y millones de gracias a toda esa gente, a la comunidad. La gente se ha desbordado. Puerto Rico es increíble, de verdad”, dijo Yvonne a su llegada.

Una vez dentro del hogar, desde el camión sonaba la música típica con la que el trovador Julio César Sanabria improvisaba versos para “nuestro campeón”.

Aun con su condición de encefalopatía postraumática, Benítez muestra sus emociones, y las de ayer eran de pura alegría, contagiado por el cariño que le brindó tanta gente.

Wilfred posaba para las cámaras con sus puños en posición de pelea, como en sus años de gloria, se abrazaba a quienes conocía y gozaba con la fiesta de pueblo que había en su mejorada casa.

Era su tarde. Era su merecido homenaje.

primerahora on livestream.com. Broadcast Live Free

Tags

Wilfred Benítez