Wilfredo Vázquez Jr. derrotó a Oquendo por nocaut

10/07/2012 |00:15 a.m.
Wilfredo Vázquez Jr. y Jonathan Oquendo se enfrascaron en un gran duelo el sábado en la noche. (juan.martinez@gfrmedia.com)  
Vázquez aguantó todo lo que le tiró Oquendo, pero aún así pudo ganarle a su compatriota para ganar el título Intercontinental de la Organización Mundial de Boxeo de las 122 libras.

No es cómo se empieza, sino como se termina.

Tras perder cuatro de los primeros cinco asaltos y ser castigado al cuerpo con frecuencia por parte de Jonathan Oquendo, Wilfredo Vázquez se recuperó en el sexto asalto e impuso su rectas de derecha por los siguientes dos episodios para vencer por nocaut técnico a su rival con 2:33 del séptimo asalto ante cerca de 8,000 fieles como parte del evento estelar del cartel “La Guerra” en el coliseo Rubén Rodríguez en Bayamón.

Luego de ser tambaleado peligrosamente por Oquendo en el quinto asalto, Vázquez sobrevivó la tormenta amarrándose y moviéndose para luego terminar el episodio con sendo recto de derecha que puso en problemas a Oquendo.

Al empezar el sexto asalto, Oquendo no se veía del todo recuperado y Vázquez logró arrinconarlo en varias ocasiones para castigarlo con jabs y rectas de derecha. Oquendo aguantó el embate, pero el castigo acumulado le pasó entonces factura en el séptimo asalto.

Vázquez salió otra vez a arrinconarlo y una combinación de jab y recta puso en aprietos a Oquendo. Contrario al inicio de la pelea, Vázquez se veía mucho más vivo y con más confianza persiguiendo ahora a su herido rival. Tras otra buena recta de Vázquez volvía a arrinconar a Oquendo para pulverizarlo con andanada de golpes que obligó al vegabajeño a tomar una cuenta protectora de ocho segundos.

Tras reincorporarse Oquendo, el árbitro José Hiram Rivera decidió poner fin al combate al verlo aún lastimado.

La victoria ayuda a Vázquez a colocarse nuevamente en posición de otra oportunidad titular tras mejorar su marca a 22-2-1 con 19 nocauts. 

Oquendo, que cae a 22-3 con 15 nocauts, había dominado gran parte de la primera mitad de la pelea con feroces ataques al cuerpo de Vázquez y buenas rectas que lograron poner en problemas al bayamonés en el quinto asalto y tenerlo al borde de un derribe.

Pero Vázquez demostró sus quilates y experiencia para sobreponerse y salir airoso dos asaltos más tarde.