Placeholder

Por Gerardo Fernández

Nocaut

Combates definitorios para cuatro púgiles

09/22/2012

Dos combates que deben resultar definitorios en las carreras de sus cuatro protagonistas forman parte de las dos carteleras locales que cobrarán vida la próxima semana.

Por un lado, el invicto prospecto zurdo McJoe Arroyo chocará el jueves en pelea a 10 asaltos contra el veterano José “Carita” López en el International Ballroom del Hotel San Juan, en Isla Verde, en la más reciente edición de la serie Noche de Campeones DirecTV. Mientras que, en otro programa, el también zurdo Mario Santiago retorna tras poco más de dos años de inactividad para medirse al aguerrido Héctor Marengo, ocho capítulos, en el turno estelar del cartel bautizado Guerra en el Pachín, en el Auditorio Juan “Pachín” Vicens, en Ponce.

Por el encaje de estilos, ambas reyertas prometen, al menos sobre el papel, mucha acción y satisfacción para el público.

Arroyo (10-0, 5 KO) irá a su prueba más fuerte hasta la fecha, a la vez que también es la primera vez que irá a 10 asaltos.

López (39-10-2, 32 KO), un excampeón mundial supermosca (115 libras) de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), por su parte, regresa tras poco más de un año de inactividad y con una racha de tres derrotas en igual número de apariciones.

La ventaja en juventud (26 años vs. 40) inclina la balanza poderosamente a favor de Arroyo. Pero la experiencia, maña, recursos boxísticos y pegada de López lo hacen un rival peligroso si viene en buenas condiciones.

Difícilmente, Arroyo lleve al ring algo que Carita ya no haya visto antes, pero la inexorable factura de Padre Tiempo debe jugar un papel fundamental y determinante en el desenlace.

Santiago (21-3-1, 14 KO), infructuosamente dos veces retador por títulos mundiales, viene no sólo de dos años de inactividad, sino también de dos reveses en sus últimas dos salidas.

Tendrá en Marengo (5-2-4, 3 KO) un rival tenaz, voluntarioso y combativo, pero que también viene de poco más de un año inactivo y de sufrir dos reveses en sus dos últimos combates.

La diferencia en experiencia inclina la balanza a favor de Santiago, pero hay que ver cómo la inactividad afectará la condición que presente y el tipo de pelea que realice.

Ambos combates prometen ser competitivos, al menos durante varios asaltos, y deben proveer muchas emociones a la afición tanto por el encaje de estilos como por la particular coyuntura en que se encuentran las respectivas carreras de los cuatro púgiles.