Placeholder

Por Gerardo Fernández

Nocaut

Difícil predicción

10/06/2012

La pelea de esta noche entre los boricuas Wilfredo “Papito” Vázquez y Jonathan “Polvo” Oquendo por el vacante fajín Internacional, un título regional de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), del peso supergallo (122 libras) luce como una de esas en las que hay que lanzar una moneda al aire para seleccionar el vencedor.

Este es un pareo competitivo y nivelado entre dos púgiles muy cercanos a su mejor momento, que lucen en excelentes condiciones y altamente motivados, con buen encaje de estilos de pelea y con una intensa rivalidad, elementos que, al combinarse, deben resultar en un choque repleto de emociones y satisfacción para el público.

Oquendo (22-2, 15 KO), clasificado tercer retador por la OMB, y Vázquez (21-2-1, 18 KO), clasificado octavo por ese mismo organismo, deben proveer acción intensa durante todo el transcurso del pleito.

Condición, corazón y hambre de victoria deben ser los factores determinantes en esta lucha entre iguales. Vázquez ha perdido dos de sus últimos tres encuentros con el mexicano Jorge “Travieso” Arce (KOT 12) y el filipino Nonito Donaire (DD 12), pero, irónicamente, ha sido en estos reveses que ha evidenciado gran mejoría en su estilo boxístico.

Ambos púgiles se han caracterizado siempre por presentarse en excelentes condiciones físicas, pero han tenido situaciones recientes fuera del cuadrilátero y problemas legales que podrían servir lo mismo de motivación extra para superarse y lograr la victoria que para autoderrotarse.

Este aspecto es una de las grandes interrogantes a la hora de analizar las oportunidades de triunfo de cada uno. Otra interrogante es si Oquendo no sufrirá un descalabro como el vivido ante el zurdo Juan Manuel López, quien lo noqueó técnicamente en tres asaltos el 23 de febrero de 2008, combate cuya derrota es atribuida por muchos a que a Oquendo le “falló el Bulova”.

De esa fecha, Oquendo ha tenido ocho victorias consecutivas, seis de ellas por la vía rápida. Una interrogante adicional es si los cambios en la esquina de Vázquez pudieran ser un factor en la pelea, si esta se complica. Este choque debe ser uno de acción zigzagueante y con momentos de brillo para cada uno de los peleadores.

Creo que este es un combate que, si llega a los 12 asaltos, la victoria será de Oquendo por su excelente condición física y mejor boxeo; pero si acaba antes del límite, la misma corresponderá a Vázquez por su contundente pegada y fino instinto rematador.