Placeholder

Por Gerardo Fernández

Nocaut

La ruta de “Juanma” debe ser bien trazada

11/17/2012
El indulto de Henry Neumann, secretario del Departamento de Recreación y Deportes (DRD), al púgil Juan Manuel “Juanma” López, perdonando los meses de suspensión disciplinaria que le quedaban por cumplir, pone un final feliz a, no uno, sino dos penosos incidentes (las desafortunadas, desacertadas y ofensivas imputaciones que siguieron las derrotas por nocaut frente al mexicano Orlando Salido).

Digo feliz, porque, lo primero y más importante, se hizo justicia a todas las partes, se cumplió con los fines punitivos, pedagógicos y rehabilitadores de las sanciones impuestas, todas las partes salieron satisfechas del proceso, todas aprendieron algo positivo durante este y, me atrevo a afirmar, que salieron mejores personas del mismo.

Juanma, definitivamente, aprendió en carne propia, tal vez como nunca antes en su vida, que las palabras y acciones tienen consecuencias a veces insospechadas y muchas veces no muy gratas, algo que le servirá, no solo en su futuro dentro del cuadrilátero, sino en todos los demás ámbitos de su vida.

Los árbitros Roberto Ramírez, padre e hijo, manifestaron que ya ellos habían perdonado a Juanma en lo que a la ofensa respecta, que estaban satisfechos con las excusas brindadas y el arrepentimiento manifestado por el peleador, así como con la diligencia y severidad con que la Comisión de Boxeo atendió la querella y el indulto extendido por el Neumann.

Todos ellos hablaron en la conferencia de prensa celebrada el jueves proyectando genuino sentimiento y gran sinceridad en sus respectivas declaraciones. Creo que todos se crecieron por encima de las circunstancias por el bien del deporte y la industria del boxeo.

Vale aclarar varios puntos, comenzando por que la suspensión médica extendida a raíz del nocaut sufrido a manos de Salido fue cumplida en su totalidad, y que el retiro de la suspensión no implica que está de inmediato licenciado para combatir, sino solo que ya puede solicitar su licencia, lo que conlleva la presentación de nuevos exámenes médicos.

Su ruta a un nuevo campeonato mundial tiene que ser planificada con mucho cuidado. No es juicioso ni recomendable enfrentarlo a un púgil con buena pegada en el mismo primer encuentro de su regreso.

En sus últimas cinco peleas, ha sido noqueado dos veces, derribado en tres de ellas por los pesos plumas (126 libras) naturales enfrentados (Salido y Bernabé Concepción) y estremecido visiblemente por los más livianos (Mike Oliver y Rafael Márquez).

Como primer paso en esa ruta, un peleador como Wilfredo “Papito” Vázquez pudiera ser un grave error.