Avión con equipo de fútbol de Brasil se estrella en Colombia

Por Prensa Asociada 11/29/2016 |05:31 a.m.
El futbolista brasileño Alan Ruschel es el primer superviviente del accidente del avión que transportaba al equipo de fútbol Chapecoense, que se estrelló anoche cuando se aproximaba al aeropuerto José María Córdoba de la ciudad colombiana de Medellín. (EFE)  
A bordo de la aeronave viajaban 72 pasajeros y 9 miembros de la tripulación.

Medellín.- Un avión chárter con 81 personas a bordo, entre los que había jugadores de un equipo brasileño de primera división que viajaba a Colombia para la final de la Copa Sudamericana, se estrelló en su trayecto hacia el aeropuerto internacional de Medellín.

 
Avión con equipo de fútbol de Brasil se estrella en Colombia

El futbolista brasileño Alan Ruschel es el primer superviviente del accidente del avión que transportaba al equipo de fútbol Chapecoense, que se estrelló anoche cuando se aproximaba al aeropuerto José María Córdoba de la ciudad colombiana de Medellín.


 
Futbolistas brasileños en accidente aéreo

El avión que transportaba a los jugadores del Chapecoense de Brasil se estrelló la noche del lunes cerca de Medellín, en el noreste de Colombia, autoridades reportan seis sobrevivientes


Hay reportes de al menos seis sobrevivientes, según autoridades de aviación y un alcalde local confirmó que al menos tres pasajeros fueron hallados con vida. La aeronave — un British Aerospace 146 para trayectos cortos operado por la aerolínea boliviana LaMia, declaró una emergencia a las 22:00 horas del lunes (0300 GMT) por un fallo eléctrico, apuntaron autoridades.

"Es una tragedia de enormes proporciones", dijo el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, a la emisora Blu Radio.

El avión, que partió desde Santa Cruz, en Bolivia, trasladaba Chapecoense, un club del sur de Brasil. El equipo iba a jugar el partido de ida de la final de la Copa Sudamericana contra el Atlético Nacional el miércoles en Medellín.


"Que Dios esté con nuestros atletas, dirigentes, periodistas y demás invitados que están con la delegación", dijo el club en un breve comunicado publicado en su página de Facebook.

La CONMEBOL, confederación sudamericana de fútbol, elevó sus condolencias a toda la comunidad de Chapeco y dijo que el presidente del ente, Luis Domínguez, estaba viajando a Medellín. Todas las actividades fueron suspendidas hasta nuevo aviso, agregó.

Elkin Ospina, alcalde de La Ceja, una localidad próxima a la zona del siniestro, señaló que la prioridad es la búsqueda de sobrevivientes y que los rescatistas se animaron tras sacar a tres pasajeros con vida de entre los escombros.

Autoridades y rescatistas fueron alertados de inmediato, pero un helicóptero de la fuerza aérea tuvo que regresar por la escasa visibilidad. Las fuertes precipitaciones en la zona complican la búsqueda nocturna y se pidió a periodistas que se mantengan alejados de la zona cero del choque y de las carreteras para facilitar el acceso de ambulancias y equipos de emergencia.

La televisora local emitió imágenes de ambulancias que trasladaron a tres hombres a un hospital en camillas, cubiertos con mantas y con un gotero intravenoso. Todos parecían estar vivos y se reportó que uno de ellos era el defensa del Chapecoense Alan Ruschel.

A bordo de la aeronave viajaban 72 pasajeros y 9 miembros de la tripulación. La radio local dijo que el mismo avión trasladó a la selección de Argentina a Brasil para un juego antes este mes y antes llevó a la de Venezuela.

Un video publicado en la página de Facebook del Chapecoense mostraba al equipo preparándose para tomar el vuelo antes el lunes en el aeropuerto internacional Guarulhos de Sao Paulo.

El club de la pequeña ciudad brasileña de Chapeco ascendió a la primera división del futbol brasileño en 2014 por primera vez desde la década de 1970. La semana pasada se clasificó para la final de la Copa Sudamericana — el equivalente a la Liga Europa de la UEFA— tras derrotar en el camino al San Lorenzo y a Independiente, ambos argentinos, y al Junior de Barranquilla, en Colombia.

El equipo es tan humilde que su estadio, con capacidad para 22.000 personas, fue descartado por los organizadores del torneo por ser demasiado pequeño para la final, que se trasladó a 480 kilómetros (300 millas) al norte a la ciudad de Curitiba.

"El Chapecoense es el mayor motivo de alegría en la ciudad", señaló el vicepresidente del club, Ivan Tozzo, a la televisora brasileña SporTV. "Hay mucha gente llorando en nuestra ciudad".



Regresa a la portada

Tags

Colombia