Barcelona firma su mejor inicio ligero

11/03/2012 | 04:52 p.m.
El delantero David Villa (derecha) celebra junto con Andrés Iniesta tras conseguir su diana en el minuto 26. (AFP / Lluis Gene)  
El conjunto azulgrana tiene nueve triunfos y un empate en 10 jornada y suma 28 puntos de 30 posibles.

Barcelona, España— Con su victoria por 3-1 sobre el Celta de Vigo el sábado, el Barcelona de Tito Vilanova firmó el mejor inicio de su historia y metió, de paso, presión a sus inmediatos perseguidores en la liga española de fútbol, que comanda con 28 puntos.

Ambos completan a continuación la jornada adelantada de la 10ma fecha. El primero, el campeón Real Madrid, clasifica a 11 unidades de desventaja y recibe la visita del Zaragoza. El Atlético de Madrid, que cierra la programación sabatina en cancha del Valencia, aspira a alcanzar a los azulgranas con tres puntos que también significarían su mejor arranque.

El Barsa sumó el noveno triunfo liguero en 10 fechas y pulverizó así el récord del club que databa de la temporada 1997-98 gracias a los goles de Adriano a los 21 minutos, David Villa (26) y Jordi Alba (61). El astro argentino Lionel Messi, recién ganador de la Bota de Oro al máximo goleador europeo y que celebró el sábado el nacimiento de su primer hijo, se quedó sin marcar. Mario Bermejo (24) descontó por el Celta, que clasifica en la zona baja de la tabla con 10 unidades.

En tónica ya habitual en la temporada, el Barsa jugó sin defensas puros ante el Celta, apostando nuevamente por la posesión abusiva del balón pero exponiéndose a la velocidad de los delanteros visitantes.

Los azulgranas buscaron ponerse con viento a favor y avisaron con un tiro alto de Andrés Iniesta y una fallida escapada de Messi, pero Iago Aspas recordó de su peligrosidad con un mano a mano ante Víctor Valdés que resolvió el arquero catalán.

El Barsa pudo cobrar ventaja en un centro de Pedro Rodríguez rematado por el brasileño Adriano, pero el Celta tardó poco en nivelar, fruto de una contra vertiginosa que inició en Michael Krohn-Dehli y siguió con un disparo de Alex López que fue rechazado a pies de Bermejo, goleador a placer.

La fragilidad defensiva local se vio ampliamente compensada con la creatividad ofensiva que manufacturó el 2-1: una combinación para enmarcar entre Iniesta y Villa, quien dejó de tacón y remachó a gol el servicio del manchego, hábil en el desborde sobre la línea de fondo.

Nada más iniciar la segunda mitad, Aspas metió el susto en el cuerpo de la afición azulgrana con un toque sutil que esquivó el arco de Valdés por bien poco. Ambos protagonizaron una nueva ocasión celtiña, en tiro libre del atacante que desvió el arquero.

Pero el Barsa decantó la balanza con el tercero de Alba, en claro fuera de juego tras otro tacón de Villa, y que vino a redimir al lateral, retratado previamente en el único tanto visitante.

Rayo Vallecano gana de visita

En partido anterior, el Rayo Vallecano revirtió una racha de tres derrotas a domicilio ganando por 2-1 en cancha del Málaga, que sufrió su segundo revés de la temporada, el primero en su feudo.

Dos goles de Francisco Medina "Piti" (11 y 60) neutralizaron el del argentino Martín Demichelis (49) por el equipo del chileno Manuel Pellegrini, que empeoró su foja a 11 victorias, tres empates y dos derrotas en todas las competiciones, aunque sigue ocupando puestos europeos.

El Málaga empezó el partido ante el Rayo dormitando y encajó el gol de Piti como castigo acorde, después de que Leo Baptistao desbordara a la defensa por la derecha y cruzara un balón inmejorable.

Los locales despertaron y atacaron también por la derecha, manufacturando ocasiones de gol sucesivas del argentino Javier Saviola, Isco Alarcón y Joaquín Sánchez, que siempre encontraron acertada respuesta en el arquero David Cobeño.

El empate llegó al poco de la reanudación y a balón parado, cuando Demichelis cabeceó al fondo de la red un tiro libre lateral botado por Joaquín, nuevamente desde la derecha.

El también argentino Wilfredo Caballero intervino con una acertada estirada poco después para evitar el segundo de Piti, pero nada pudo hacer cuando el capitán engatilló con el exterior de su zurda desde el balcón del área para el 2-1 definitivo.