Nace la Legión

07/15/2009 |
Como si estuvieran en casa Los juegos de los Islanders en Estados Unidos han servido como punto de encuentro para muchos boricuas lejos de casa. Arriba, varios fanáticos se reúnen antes de un reciente partido en Carolina del Norte.  (Fotos / Suministradas)  

Lejos de la patria, hay puertorriqueños que se ven en la necesidad de buscar algún tipo de recuerdo o enlace que los acerque en la distancia a la tierra que dejaron al partir.

En Estados Unidos, varios boricuas han encontrado un pedacito de Puerto Rico en un equipo de fútbol, que aunque viste de naranja y no de azul y rojo, lleva la bandera del país en el escudo del uniforme.

Los Islanders de Puerto Rico se han topado con la grata sorpresa de tener apoyo en las gradas de la gran mayoría de los estadios de la United Soccer Leagues (USL) que visitan en Canadá y Estados Unidos, todo por la iniciativa de un grupo de jóvenes enamorados del fútbol y su país.

Bajo el nombre de la “Legión Extranjera”, este grupo de boricuas residentes en Estados Unidos sigue a la Tropa Naranja allí donde jueguen. Lo que empezó como un grupo de cinco personas el año pasado en un partido en Portland, ha crecido a 60 y 100 personas en partidos recientes en Carolina del Norte y Miami, respectivamente.

“Lo que hemos tratado de hacer es regar la voz, ha salido gente de diferentes partes de Canadá, de California, de Miami. Mi meta es tener algo organizado para que en cada ciudad de la USL haya una persona contacto, para que se pueda movilizar gente”, explicó en entrevista telefónica con Primera Hora, Kristian Vázquez, universitario de 23 años que estudia una maestría en Washington D.C. y quien fundó el grupo.

Hasta ahora, la experiencia ha sido inolvidable para los boricuas en el extranjero. Aunque Vázquez viene a la Isla al menos una vez al año, sí se ha encontrado con compatriotas que no tienen esa misma suerte.

“En Portland sacamos la bandera puertorriqueña y los instrumentos, y de la nada salió una señora que dijo que era de Ponce. Nos contó que vivía en Portland hace algunos años, pero que no había podido ir a Puerto Rico. Me pidió prestada una banderita pequeña que teníamos, se la di, y salió por todo el estadio moviendo la bandera por todos lados como si fuera gigantesca. Los fanáticos de (los Timbers de) Portland son bien fiebrús’y empezaron a gritar cosas, pero ella siguió bien orgullosa”, narró Vázquez.

En el último viaje a Carolina del Norte, en el cual los Islanders vencieron a los RailHawks, 2-1, la grada ocupada por la Legión Extranjera parecía una fiesta navideña adelantada.

“Teníamos una niuyorican al lado y ella se emocionó mucho porque empezamos a tocar bomba y plena, y canciones de Navidad. Ella les explicaba a los estadounidenses todas las canciones. Ésas son personas que quizás hace años que no van a Puerto Rico, pero nosotros les traemos recuerdos”, contó Vázquez.