Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

El éxito está en el norte

Por Joel Ortiz Rivera 08/19/2017 |09:00 a.m.
Luego de cinco años en Estados Unidos, en junio José L. Ortiz se cubrió de gloria al ganar el prestigioso Belmont Stakes a bordo del ejemplar Tapwrit. (Archivo)  
Varios de los más exitosos jinetes boricuas de la época cuentan por qué han hecho carrera en el exterior.

Nota del editor: Segundo de dos artículos sobre el desarrollo de jinetes en Puerto Rico y la salida de estos hacia el hipismo estadounidense.  

En noviembre del 2016, el estudiante Evin Román fue invitado a montar en una carrera especial en Abu Dhabi, Emiratos Árabes Unidos, y luego de debutar el 1 de enero en el hipódromo Camarero de Puerto Rico, partió a principios de febrero hacia Estados Unidos. Primero fue a Florida y luego a California.

Seis meses más tarde, Román, de 19 años, es uno de los aprendices más calientes del hipismo estadounidense tras convertirse en el primer novato en 68 años en ganar el título de más victorias en una temporada en Santa Anita Park, California.

Siguiendo los pasos de grandes jinetes boricuas como Ángel ‘Junior’ Cordero, Eddie Belmonte y John Velázquez, actualmente el comerieño es el colíder en el prestigioso hipódromo Del Mar y figura como uno de los posibles candidatos al premio Eclipse otorgado al Aprendiz del Año.

La de Román es la más reciente historia de éxito de un puertorriqueño entre las llamadas ‘grandes ligas’ del hipismo, a donde llega sobre el 80% de los que se gradúan de la Escuela Vocacional Hípica Agustín Mercado Reverón, aunque no todos con el mismo éxito.

“Me siento muy orgulloso de poder representar a Puerto Rico y a la escuela de donde salí”, dijo Román a Primera Hora durante una conversación telefónica. “Es el sueño de cada atleta que practica un deporte es ser el campeón, y sinceramente no esperaba que pasara todo esto en tan poco tiempo. Ha sido una bendición y me ha servido de inspiración para seguir trabajando cada día más por ser grande en esto. Bien emocionado y agradecido de estas bendiciones”.

Román explicó que, contrario a Puerto Rico, llegó a un mercado en el que los entrenadores prefieren darle la oportunidad a los aprendices –por la ventaja en peso que llevan durante el primer año– y saben que los jinetes boricuas llegan bien preparados y demuestran calidad.

“Acá nos usan más. En Puerto Rico, además de haber pocos caballos, usan primero a los jinetes profesionales y luego  a nosotros (los aprendices). También aquí hay más dinero y más conveniencia. Los premios son mucho más altos. Así que es como una mezcla ideal: oportunidad y dinero. En Puerto Rico, aunque me dieran mucha oportunidad, no iba a generar el dinero que gano aquí”.

Como muestra, Román compartió que en uno de los primeros stakes que ganó, recibió sobre $4,000 solamente por esa carrera. En su fenomenal campaña en Santa Anita Park llegó a ganar $22,000 en una semana. Al momento, en Del Mar, ya ha recibido cheques semanales por sobre $23,200.

Sobre los $4,000 que ganó en una sola carrera, Román dijo que “eso equivale a una semana en Puerto Rico. Pero a una semana de los jinetes que tienen victorias todos los días. El que no gana todos los días no llega a $1,000”.

Román dijo que siempre tuvo claro que su destino sería buscar fortuna en Estados Unidos, y opinó que la calidad de los jinetes producidos en la Isla está relacionada directamente con la Escuela Vocacional Hípica.

Destacó la ventaja de que la escuela está ubicada en el hipódromo, lo que le permite a los aprendices manejar ejemplares reales de carrera desde el principio del curso.

“Hay escuelas que solamente tienen simuladores y no montan caballos de verdad hasta que se gradúan. Nosotros practicamos en un simulador y en un dron para el  balance, luego nos ponen en un picadero, luego a la pista pequeña y así. Cuando uno sale ya hay bastante experiencia”, manifestó Román.

Este agregó que entre sus sueños está montar y ganar eventos como el Kentucky Derby y carreras del Breeders’ Cup, pero que va paso a paso, demostrando y puliéndose para cuando llegue la oportunidad, porque sabe que va a llegar.

Algo similar realizó su colega José L. Ortiz, quien luego de cinco años en Estados Unidos, en junio se cubrió de gloria al ganar el prestigioso Belmont Stakes a bordo del ejemplar Tapwrit. Casi se podría decir que imitó a su hermano Irad Ortiz Jr., quien dominó el Belmont del 2016 sobre los lomos de Creator.

Esta pareja de hermanos oriunda del barrio La Gloria de Trujillo Alto, es una de las más cotizadas al momento, y genera millones de dólares en ingresos gracias a sus éxitos

En lo que va del 2017, según Equibase, las montas de José L. han generado unos $17,715, 358, lo que lo convierten en el líder del hipismo estadounidense en ese renglón. En el mismo listado, Ortiz Jr. figura como cuarto con $12,550,452.

La revista Forbes estimó que para el 2015, cuando las montas de Ortiz Jr. generaron $23,546,602, el boricua acumuló una fortuna personal de alrededor de $1.8 millones.

José L., quien se desempeña en Nueva York, opinó que “si vienes acá y te va bien, no hay razón para regresar a Puerto Rico. Hay mucho hipódromo en los que si te va bien, vives bien. Los premios no son malos. Nueva York y California ya son las grandes ligas. Pero hay muchos hipódromos en los que si ganas 80 carreras al año tienes una vida súper buena”.

Ortiz dio el ejemplo de su compañero Addiel Ayala. Dijo que le ayudo a conseguir una oportunidad en un hipódromo de menor envergadura llamado Presque Isle Downs, y allí Ayala, quien se graduó el año pasado, devenga entre $4,000 y $5,000 semanales.

A Ortiz le ha ido mucho mejor. Contó que la mayor paga que ha visto surgió en el Belmont Stakes de junio, cuando le tocaron unos $90,000, y luego de repartir un 30% entre su agente (25%) y su valet, terminó con $63,000 en su bolsillo.

“Por una carrera de dos minutos uno ganarse eso es buenísimo”, dijo Ortiz.

Este figura como líder de la temporada de Saratoga Springs y dice que en los hipódromos de Nueva York en los que monta, donde las bolsas rebasan constantemente los $50,000, puede generar $9,000 y $10,000 en un día con ganar tres o cuatro carreras.

De hecho, en Saratoga Springs, su hermano Irad es el segundo en la estadística y el hall of famer John R. Velázquez es el tercero. Otro boricua, Manuel Franco, es el quinto.

“Hemos tenido la bendición de ganar carreras y hacerlo bien. Al principio te da un poco de nostalgia, pero ya tengo a toda mi familia acá, ya estamos todos juntos de nuevo”, manifestó José L. al hablar del proceso de adaptarse. “Un poco difícil el inglés, pero cuando llevaba como dos años, como mi esposa es americana, y le hablaba bastante de lo del hipódromo, pues lo fui practicando y ya lo domino”.

En cuanto a sus motivos, además de montar y ganar carreras grandes cono el Belmont y el Kentucky Derby, por supuesto, está la parte económica.

“El motivo principal es el dinero, porque uno quiere ser alguien en la vida. Yo amo a Puerto Rico porque nací allí y estoy muy orgulloso de ser de allí. Pero los premios son muy bajos”, dijo José L. “Llegar a las grandes ligas no es fácil, pero creo que, poco a poco, todo el que se gradúa de la escuela tiene la capacidad de tener éxito en Estados Unidos”.

16 jinetes boricuas en Estados Unidos

Todos son producidos por la Escuela Vocacional Hípica Agustín Mercado Reverón:

1. John R. Velázquez *

2. Irad Ortiz Jr.

3. José Ortiz

4. Evin Román

5. Manuel Franco

6. Eric Cancel

7. Víctor Carrasco *

8. Nicky Figueroa

9. HR Díaz Jr.

10. Ramón Vázquez

11. Luis Ocasio *

12. Jevian Toledo

13. Addiel Ayala

14. Jorge Vargas

15. Christian Santiago *

16. Edgard Zayas **

* Ganadores de Premios Eclipse

** Se fue a Estados Unidos un mes antes de la graduación de la escuela

Dinero generado en el 2017

Seis puertorriqueños figuran entre los primeros 25 jinetes con más dinero recopilado en lo que va de año, según la compañía Equibase.

1. José L. Ortiz $17,715,358

2. Irad Ortiz Jr. $12,550,452

3. John R. Velázquez $11,772,172

4. Manuel Franco $7,381,488

5. Ramón Vázquez $4,515,233

6. Edgard Zayas $4,030,336

Regresa a la portada

Tags

hipismo