Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Ordenan auditoria de las finanzas del Hipódromo Camarero

Por Carlos González / [email protected] 11/13/2017 |06:18 p.m.
Durante el paso del huracán María el pasado 20 de septiembre, una considerable cantidad de los corrales sufrieron daños estructurales y los caballos permanecen expuestos al sol y a la lluvia. (Archivo)  
La gerencia mantiene deudas con los dueños, jinetes, entrenadores y criaderos que superan los $800,000.

El secretario de Desarrollo Económico y Comercio, Miguel Laboy, ordenó que las finanzas del Hipódromo Camarero sean auditadas debido a que la gerencia mantiene deudas que ascienden a $808,000.

La suma de $458,000 le corresponde a los dueños de caballos de carrera por concepto de premios y reclamos. El dinero proviene de las jugadas de los apostadores y es depositado en una cuenta especial que, según explicó el dueño de ejemplares Edwin Mundo, no puede ser utilizado para cubrir otros gastos del hipódromo. Los restantes $350,000 son para pagar a los entrenadores, criadores y jinetes por trabajo realizado.

“Durante la reunión del pasado viernes, el presidente de Hipódromo Camarero (Ervin Rodríguez) dijo que no había dinero, ni podía pagar”, compartió Mundo, quien ha sido uno de los portavoces de la Confederación Hípica -organización que agrupa a los dueños.

“Se supone que ese dinero esté en un fondo especial, pero parece que lo utilizaron y ahora no pueden pagar”, agregó.

Mundo sostuvo que Laboy le concedió a Rodríguez hasta el 17 de noviembre para que presente un plan detallado de cómo pagará las obligaciones. Asimismo, la gerencia del hipódromo deberá abrir los libros financieros.

“Ante esos planteamientos, el secretario Laboy dio instrucciones de una auditoría forense de todas las cuentas donde se supone que hayan fondos porque Camarero es el custodio. También del dinero del Clásico del Caribe, los potes y los premios no reclamados que cada cierti tiempo se reparte entre los dueños o se añade al Poolpote. Tienen que demostrar cómo van a pagar además de informar sobre las reparaciones de las cuadras”, dijo Mundo.

Durante el paso del huracán María el pasado 20 de septiembre, una considerable cantidad de los corrales sufrieron daños estructurales y los caballos permanecen expuestos al sol y a la lluvia. A pesar de que la empresa que administra el hipódromo contrató a una empresa privada para las reparaciones, Mundo no vislumbra una sustancial mejoría.

“Están reusando material y la compañía que contrataron solamente tiene seis empleados. Rodríguez dijo que estaría hasta el 2021 reparando jaulas o la otra opción es dejar los caballos así. Por lo menos podrían poner unos toldos, pero ni eso”, reclamó.

La gerencia del hipódromo tiene como meta reanudar los programas de carreras el 15 de diciembre a pesar de la oposición de los miembros de la Confederación Hípica.

“Eso es irreal. No hay caballos suficientes para correr ni siquiera dos días a la semana. Cada vez son más los ejemplares que se llevan para Estados Unidos. Si regresan tiene que pasar por cuarentena y pierdes condición. Están empeñados en comenzar nuevamente porque el seguro les paga $21,000 por cada día que no corren y eso se les acaba el 30 de noviembre”, concluyó Mundo.

Regresa a la portada