Arrancan las obras entre polémicas

02/01/2008 |00:00 a.m.
El gobernador Aníbal Acevedo Vilá, izquierda, y el secretario del DRD, David Bernier, son todo sonrisas durante la conferencia de ayer.  (Primera Hora / Juan Luis Martínez Pérez)  

Mayagüez Con un espectáculo político que incluyó música y hasta fuegos artificiales a pleno mediodía, el gobernador Aníbal Acevedo Vilá y el alcalde mayagüezano José Guillermo Rodríguez echaron a andar ayer las obras de construcción relacionadas con los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2010, en medio de una enconada polémica por sus altos costos de inversión.

Ambos funcionarios defendieron ayer los fondos destinados para las obras y criticaron solapadamente a los opositores a los gastos. “Algunos me criticarán porque mi gobierno está gastando mucho en Mayagüez, en los Juegos y en el oeste. Ésa es la acusación. Pues le voy a contestar”, dijo Acevedo Vilá, después de colocar la simbólica primera piedra de varias instalaciones, entre ellas el nuevo estadio Isidoro “Cholo” García. “Sí, estamos gastando mucho en Mayagüez y en el Oeste, porque se les negó en el pasado... Dicen que estamos invirtieron 200, 220, 300 o 320 millones en los Juegos. Todos están equivocados. Estamos invirtiendo más de $1,500 millones”, sostuvo.

>

El contundente mensaje del Gobernador se hizo en evidente referencia a la polémica que llevó al presidente del Comité Organizador, el banquero David Chafey, a renunciar a su puesto. Chafey, presidente del Banco Popular de Puerto Rico, entiende que es un error salirse del presupuesto de $220 millones fijado para los Juegos, como pretende el Gobierno, el cual proviene de una emisión de bonos de la Autoridad para el Financiameinto de la Infraestructura (AFI).

De hecho, Chafey dejó clara ayer su argumentación nuevamente y, en declaraciones escritas, dijo que “mi posición es firme, que se debe enfocar en las obras prioritarias y a la misma vez mantenernos en el presupuesto de $220 millones”.

Aun así, Acevedo Vilá y Rodríguez no sólo justificaron ayer la construcción de las instalaciones deportivas, sino también de otras obras relacionadas, como carreteras y vivienda, por “la necesidad de revitalizar a Mayagüez y el área oeste”.

La obra que más polémica ha levantado es la del natatorio en el Recinto Universitario de Mayagüez. Ayer fue señalado como una forma de ayudar al desarrollo de la natación en la Liga Atlética Interuniversitaria. De todas formas, las obras pasarán por una revisión para abaratar los costos.

“En términos de presupuesto, no vamos a solicitar nada más allá de los $220 millones, que fue el plan que desarrolló AFI en conversaciones con la Legislatura”, dijo el director ejecutivo de AFI, Guillermo Riera. “Pero ya AFI venía invirtiendo, antes de esos $220 millones, en la región, cerca de $80 millones”.