Flechados por el deporte

02/14/2013 |
Algunos atletas no han podido zafarse de las travesuras del angelito de San Valentín y han decidido unir sus vidas fuera del ámbito competitivo.
Jaime Espinal y Luz Marie Grande  

El deporte no se escapa de la flecha de cupido. Y es que el ángel del amor es todo un atleta consumado. Jonronea, donquea, bloquea, nada y hasta luce espectacular en sus cortos con una raqueta de tenis. Lo mismo irrumpe en una cancha que se aparece a escondidas en un parque o sigilosamente se posa sobre una lona de lucha olímpica.

A lo largo de la historia deportiva, los atletas no han tenido que viajar tanto para encontrarse con un romance. Basta con mirar a las gradas, salir de un camerino o coincidir con el amor en una premiación.

Aquí les presentamos una serie de parejas deportivas a quienes cupido les apuntó bien en el blanco.

Tommy Ramos y Catalina Ponor

Ambos son gimnastas, olímpicos e ídolos nacionales. La relación entre Tommy Ramos y la rumana Catalina Ponor, medallista de oro en la Olimpiadas de 2004, comenzó alrededor de dos años atrás en una competencia internacional. Los olímpicos intentaron mantener su romance fuera de los medios, pero la alta publicidad que  atraen las Olimpiadas los llevó a tener que reconocer su relación durante los Juegos en Londres 2012.

Karim Malpica y Karina Ocasio

El amor de Karina Ocasio por Karim Malpica es tanto que la voleibolista se cambió el apellido por el de su esposo, una hazaña que muy pocas puertorriqueñas estarían dispuestas a concederles a sus consortes. El baloncelista mexicano le propuso matrimonio a la esquina de las Criollas de Caguas durante un partido de voleibol que esta disputaba en Corea. El viaje valió la pena, ya que tienen una niña y siguen juntitos.  

Jaime Espinal y Luz Marie Grande

Si usted es de los que pensaba que no existía una llave de la que Jaime Espinal no podía salir, se equivoca. La atleta del bodyboarding Luz Marie Grande lo tiene bien agarradito y no piensa soltarlo. El amorío de estos dos tortolitos es reciente y todo es color de rosa. A la pareja se le vio bien enamorada en una premiación del Comité Olímpico de Puerto Rico el domingo, 27 de enero en el hotel Conrad Condado Plaza. 

Steffi Graf y Andre Agassi 

Sencillamente, son la realeza del tenis. Steffi Graf es la única mujer en la historia del juego de las raquetas en ganar un Golden Slam, o sea ganar consecutivamente cuatro Grand Slams y una medalla de oro en las Olimpiadas. Su esposo, Andre Agassi, hizo lo mismo y ambos son considerados entre los mejores –sino los mejores– tenistas de la historia. Se casaron en octubre de 2001 y tienen dos hijos. Son vivo ejemplo de que el amor entre los deportistas puede perdurar. 

Nomar Garciaparra y Mia Hamm

Se casaron en noviembre de 2003 y tienen dos gemelas, Ava y Grace. Este año cumplen su década juntos y son unos deportistas de primer orden. Hamm anotó 158 goles durante su carrera como futbolista y es la delantera que más goles ha anotado a nivel internacional, récord que predomina sobre todo el fútbol, sea de varones o hembras. Garciaparra ganó la corona de bateo de la Liga Americana entre 1999-2000 y fue la cara de los Medias Rojas de Boston por mucho tiempo.  

“Quique” Figueroa y Carla Malatrasi 

Cuando se habla de “Quique” Figueroa y su esposa, Carla Malatrasi, nos referimos a dos luminarias que han elevado bien en alto nuestra bandera en muchas ocasiones. Este matrimonio surgió sobre las aguas y juntos lograron varias medallas como veleristas. ¿Que cuántas son? Cuatro medallas panamericanas, seis de oro centroamericanas y cuatro participaciones olímpicas. El país se ha beneficiado de la estabilidad y solidez de este matrimonio.

Caroline Wozniacki y Rory McIlroy

Estos dos tortolitos están entre los mejores atletas del mundo que son menores de 23 años. Ya han alcanzado la cima de sus deportes, el tenis y el golf. Wozniacki es una tenista danesa que ha llegado a ser considerada la número uno en el mundo, según el ranking de WTA. McIlroy está clasificado en el primer lugar en el mundo del golf. Si de algo estamos seguros es que tienen un futuro prometedor. 

Jesús “Motorita” Feliciano y Tatiana Encarnación

Feliciano y Encarnación se conocen hace varios años, pero no fue hasta el año pasado que el pelotero “la sacó del parque” y la voleibolista “remató por el centro” al compartir sus vidas y sus respectivas carreras. Por eso era muy común ver a Feliciano con regularidad por las canchas de voleibol apoyando a su media naranja. Precisamente hoy, esta pareja de jóvenes deportistas cumple un año de relación y siguen tan contentos como cuando cada uno de ellos celebra una victoria en la cancha o en el parque.

Matt Treanor y Misty May

Él es un destacado receptor de las Grandes Ligas y ella es medallista de oro de los Juegos Olímpicos de Londres en el voleibol de playa. Treanor y May están casados desde el 2004, pero es una de estas parejas de deportistas que, debido a sus respectivos compromisos  profesionales, apenas pueden ser vistos juntos  en algún evento deportivo. Pero no cabe duda de que se adoran. Prueba de ello son las lágrimas que el propio Treanor confesó haber derramado en el camerino de los Dodgers de Los Ángeles el día que su esposa ganó la medalla de oro en Londres.