Indias vs. Pinkin: comienza la serie final

Por José Ayala Gordián 05/01/2013 |
Mayagüez irá en busca de su primer campeonato nacional al recibir la visita de Corozal.
El sexteto corozaleño es el equipo con más títulos en la historia de la LVSF. (Archivo)  

Las Indias de Mayagüez y las Pinkin de Corozal no comenzaron la temporada 2013 de la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF) como los equipos favoritos para estar en la serie final, pero su arduo trabajo y extrema tolerancia y capacidad de recuperación ante los múltiples problemas que enfrentaron las han llevado a disputar el cetro nacional.

Ambos equipos llegaron a ocupar los últimos lugares en la tabla global, pero desde esta noche, en el Palacio de Recreación y Deportes de Mayagüez, estos comenzarán la lucha rumbo a la conquista del trofeo de campeón.

“Es curioso pensar que los equipos que llegaron cuarto (Mayagüez) y quinto están en la final. Va a ser una serie interesante y reñida; los dos equipos son poderosos, así que los fanáticos van a ver voleibol de calidad”, indicó el técnico de la tribu y Dirigente del Año de la LVSF, Rigoberto Guilloty.

Para el también ex jugador, la clave del éxito recaerá en ejecutar con la menor cantidad posible de errores.

“La ofensiva y el bloqueo son dos de nuestras cualidades principales. Hemos podido dejar claro que somos un equipo ofensivo y que defiende muy bien en la malla. Hay que ir juego a juego porque será una serie fuerte e interesante”, añadió Guilloty.

Mientras, la acomodadora titular de las Pinkin, Glorimar Ortega, apuntó al fuerte y efectivo servicio corozaleño como la punta de lanza para atacar a las Indias.

“La clave de Corozal en toda la temporada ha sido el servicio y, si eso está, entiendo que nuestras opciones de victoria pueden ser reales. De igual manera, entiendo que nosotras estamos bien cubiertas en todas las posiciones, por lo que tenemos que dar lo mejor de nosotras. Va a ser una final fuerte y nivelada, por lo que ganará el equipo que menos errores cometa”, señaló Ortega vía telefónica.

Al igual que Mayagüez, Corozal tuvo un inicio de campaña lento al sufrir siete derrotas al hilo en un momento dado. Pero superar todas esas vicisitudes lo que hizo fue fortalecer el grupo.

“Yo llegué cuando el equipo tenía marca de 4-9, pero gracias a Dios logramos la clasificación. Viendo la composición del equipo, jugadora por jugadora, nos vamos al palo con las Indias”, subrayó Ortega.