Las Gigantes darán candela

01/18/2013 |
Lindsay Fletemier, quien el año pasado reforzó a las Criollas, será una de las importadas de las Gigantes. (Archivo)  
Carolina, anclada en sus refuerzos, aspira a ser un hueso duro de roer en la venidera campaña.

Las Gigantes de Carolina se prepararán para mantener en alto el prestigio cosechado por la antigua franquicia carolinense que se mudó para la nueva temporada 2013 de la Liga de Voleibol Superior Femenino (LVSF) a Humacao, donde jugarán como las Orientales.

El nuevo conjunto carolinense, que jugó hasta el 2012 como las Llaneras de Toa Baja y que también ganó campeonatos, cuenta con un buen núcleo de veteranas reservadas del sexteto llanero como la venezolana Graciela Márquez, la central cubana Yasary Castrodad, la líbero Pamela Cartagena y a Jordaliz Mercado.

Del mismo modo, Carolina adquirió en el sorteo una pieza importantísima para su futuro, la acomodadora y Novata del Año en el 2011, Mariana Thon.

El año pasado, jugando en Toa Baja, el equipo terminó en la posición número nueve en la tabla global con marca de 4-18 y no clasificaron a la postemporada de la LVSF.

“El resto de las jugadoras son juveniles o nuevas. Mariana demostró que puede jugar a un alto nivel y correr una ofensiva bastante rápida. Y al contar con Graciela y Pamela, nuestra recepción es estable, al igual que la defensa de campo. Todo va a depender de la capacidad de mis jugadoras refuerzos de marcar puntos”, destacó a Primera Hora el técnico de Carolina, Milton Crespo.

De las importadas fichadas por Carolina, solo la central Lindsay Fletemier ha tenido experiencia previa en Puerto Rico al reforzar a las Criollas de Caguas y a las Leonas de Ponce en el torneo de 2011.

Las otras dos refuerzos son la opuesto de Georgia Tech Monique Mead y la esquina de Texas Tech Amanda Dowdy.

“Monique es una opuesto zurda bien explosiva y de fuerza, mientras que Amanda, que mide seis pies con tres pulgadas, viene de jugar en Alemania y es una buena bloqueadora, aunque hay que trabajar en su lado ofensivo”, indicó Crespo a Primera Hora. “Nuestro núcleo es bastante bueno, por lo que si logramos mantenernos saludables, que es la incógnita de nosotros, y establecer nuestro juego ofensivo, que ha sido el único patrón de juego que nos está preocupando, entiendo que podemos dar candela este año”.

Precisamente, el veterano técnico ya le sacó provecho a la estatura con la que cuenta frente a la malla durante el torneo preparatorio del pasado fin de semana en Cataño.

Unido a la defensa de Márquez y Cartagena, más las manos probadas de Thon, Carolina ciertamente tiene el potencial para convertirse en un equipo eficaz en el contraataque luego de una defensa o toque de balón en el bloqueo.

Carolina participará este sábado en un mini torneo junto con las Leonas de Ponce y las Lancheras de Cataño que se celebrará en la cancha Salvador Dijols de Ponce desde las 3:00 p.m.