Paulina Prieto se abre paso

03/01/2011 |
Paulina Prieto posa frente a la estatua del Nittany Lion, la figura emblemática de la Universidad de Penn State. (Suministradas)  
La voleibolista fue aceptada por la Universidad de Penn State.

Paulina Prieto es la primera en admitir que el proceso de reclutamiento universitario fue difícil por demás, pero al cruzar el tortuoso camino, Penn State se llevó la lotería.

La cotizada voleibolista puertorriqueña, una de las mejores prospectos de la Isla y de Estados Unidos, se comprometió a jugar voleibol División I en la NCAA desde el 2012 con las cuatro veces campeonas Nittany Lions de Penn State.

“Fue una decisión estresante y tomó mucho de mí, pues quieres tomar la decisión correcta, la universidad que sea mejor para uno. Uno se pone esa presión, pero tuve mucho apoyo de mi familia y entrenadores. Estoy muy feliz con mi decisión”, explicó Prieto en entrevista con Primera Hora.

La juvenil voleibolista de 17 años y seis pies, dos pulgadas de estatura, que vive en Miami con su madre, María Cerame, ha ganado los pasados dos años el premio de Atleta del Año del diario Miami Herald, y en febrero, obtuvo la Copa Dorada (premio para atletas hispanos) en la categoría de voleibol de escuelas superiores.

Prieto dijo que su decisión estuvo entre la Universidad de Texas y Penn State, pero al final ganaron las Nitanny Lions.

“Al reducir mi decisión a Penn State y Texas, ahí fue que la cosa se puso difícil. Las dos me encantaban, y conocer a Destinee Hooker (ex jugadora de la Universidad de Texas e integrante de la Selección de Estados Unidos) en una visita a la universidad, fue tremendo. Es una de mis jugadoras favoritas, y cuando la conocí, hasta lloré”, dijo Prieto entre risas.

Sin embargo, la conexión boricua que conoció en su visita a Penn State, en las figuras de los voleibolistas Edgardo Goas y Dennis del Valle, jugó un papel en su decisión final.

“Conocer a Edgardo y a Dennis me llenó de orgullo, pues son dos puertorriqueños en un programa tan excelente en los Estados Unidos. Eso te llena el corazón y te da esperanzas de que tú también lo puedes hacer”, subrayó Prieto, quien también reconoció a Javier Gaspar, ex armador de Penn State .

Tomada la decisión de jugar para el veterano y exitoso técnico Russell Rose, Prieto ahora se encuentra en el proceso de transición de bloqueadora central a esquina.

“Cuando empecé en el voleibol en Puerto Rico a los ocho años, jugaba como central o esquina, aunque siempre quise ser acomodadora. Al llegar a Miami en séptimo, mi entrenador me movió al medio hasta el año pasado y aprendí a apreciar la posición”, explicó.

“Pero en términos de la universidad, muchos entrenadores me querían reclutar como esquina. Ahí supe que tenía que mejorar mi pase y hacer la transición. En el torneo High Performance voy a jugar como esquina, este año (en escuela superior) jugué como esquina y me ha ido muy bien en la transición, aunque todavía tengo mucho que trabajar”, añadió.

la Isla en su corazón

Por su parte, Prieto enfatizó que pese a desarrollar su carrera en Estados Unidos, siempre representa a Puerto Rico con orgullo y esmero en todo lo que hace.

Aunque la Federación Puertorriqueña de Voleibol (FPV) ha seguido su desarrollo, la jugadora dijo que no piensa aún en si representaría a Puerto Rico o los Estados Unidos a nivel internacional.

“Tengo buena comunicación con la Federación y me han invitado a distintas competencias internacionales, pero no podía por mis compromisos a nivel de clubes y la temporada de escuela superior. Ellos me han seguido y me siguen invitando, y siempre se los he agradecido. En estos momentos no es algo que he pensado, pero en un futuro es algo que tomaré en consideración”, recalcó Prieto.