Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Frutelados, conquistando paladares

Por Griselle Vázquez Sevilla / [email protected] 08/17/2017 |00:00 a.m.
El Horizonte
La oferta de Frutelados es de coco, guanábana, carambola, limón y otras frutas frescas. (SUMINISTRADA)  
El negocio, ubicado en Arecibo, abrió hace tres semanas.

Aunque el producto “Frutelados”, dulce, pero sin empalagar, y muy refrescante, surge del amargo desempleo que experimentaron, por ocho meses, Luis Camacho y Raquel Ortiz. Con las frutas que cosechan en su patio, el joven matrimonio decidió poner manos a la obra para capturar sabores espectaculares en una paleta de frutas.


“Se enseña que de los limones debemos hacer limonadas, pero nosotros hacemos frutelados”, exclamó Raquel, quien con los frutos de su huerto casero confecciona junto a su esposo paletas de arándano, guayaba, papaya, carambola, limón, coco, parcha y de combinaciones de sabores, etc.

“De ahí (patio alrededor de su casa), salen las frutas con las que confeccionamos las paletas que no tienen ni color, ni sabor artificial.

 Luis describe el producto como hecho a base de pura fruta puertorriqueña y su eslogan es “Saborea la fruta”.

Cada paleta de fruta tiene su particular receta. “Lo que sí tienen todas en común es que, al hacerlas, perseguimos que cuando se la coman sientan que están comiendo la fruta. Si pruebas alguna de las paletas sentirán, incluso, algunos pedazos de fruta dentro. En la de limón una media luna de limón y en el de carambola, una estrella. En el Frutelados de coco vas a encontrar coco de principio a fin”, acentuó Luis del producto.

Aunque están de acuerdo en muchas cosas relacionadas a su empresa, en lo único que difieren Raquel y Luis es a la hora de señalar el sabor favorito de la gente. “Raquel es del #TeamCoco y yo soy del #TeamLimón”, expuso. 

Lo interesante de este delicioso asunto es que ya, con apenas tres semanas de autoempleo con el negocio en casita, las ventas de las paletas son todo un éxito.

“La experiencia al momento, es que la gente viene en familia a comer un helado y dicen ‘vengo a comerme uno de coco’ y terminan comiéndose tres o cuatro diferentes. La aceptación ha sido tan buena que han llegado gente de Guaynabo, Las Piedras, Bayamón y de Ponce y las reacciones son súper positivas”.

Hoy quienes se atrevieron a echar pa’lante tiene más metas. Llegan hasta las oficinas de trabajo, en pueblos limítrofes de Arecibo, para sumar un servicio al negocio. También buscan adquirir un mini tráiler para vender durante actividades en otros pueblos.

Pasa por el barrio Santana para que los pruebes. Información: 787-717-5209. 

Regresa a la portada

Tags

ArecibonegocioscomidaEmpresarismo