Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Mujeres se destacan en construcción de puente en Arecibo

Por Griselle Vázquez Sevilla / [email protected] 07/06/2017 |00:00 a.m.
El Horizonte
Tres mujeres trabajaron en la instalación del puente. (SUMINISTRADA)  
Féminas de la Guardia Nacional de Puerto Rico se esmeraron en la tarea.

El puente provisional que permitirá el paso por la Avenida Víctor Rojas, en Arecibo, ya está bien puesto en su lugar, gracias, en gran parte, a manos puertorriqueñas de la Compañía 892 de Ingeniería de Puentes, del Batallón 190 de Ingeniería de la Guardia Nacional de Puerto Rico (GNPR), quienes se esmeraron por ayudar.


“Como parte de nuestra misión comunitaria, estamos respondiendo al llamado del alcalde y los residentes de este municipio. La GNPR siempre dice presente cuando se trata de mejorar la calidad de vida de nuestros conciudadanos”, dijo por escrito, el Ayudante General de Puerto Rico, General de Brigada Isabelo Rivera, quien aprovechó la temporada de adiestramiento a sus ingenieros en el Campamento Santiago en Salinas para ejecutar esta iniciativa que, aparte de una experiencia de crecimiento profesional, resultó en beneficio para el pueblo.

Cabe destacar que, en dicha compañía, el 95% son boricuas y entre estos, hubo tres féminas la Sargento Dana Burgos, de Bayamón; la especialista Keyla Marie Rivera Benítez, de Carolina y la especialista Alejandra Marie González Dávila, de San Juan, quienes trabajaron junto a sus 26 compañeros en las labores de traslado de la estructura desde Añasco y luego la instalación de las piezas que alcanzan unos 40 metros de distancia. 

“Todos aquí somos iguales y no hay ninguna diferencia. Ellas están igualmente cualificadas y su trabajo fue el mismo que el de cualquier otro soldado. Todos trabajaron igual, incluso, unas de las féminas, sobrepasó los estándares, por lo que se le recomendó unos “awards”.

El trabajo ha sido fenomenal, para las féminas no hay límites para nada”, describió el Mayor José M. Santiago.

Las soldados tuvieron la oportunidad de hablar de la experiencia durante la apertura del puente.

“Fue muy gratificante para cada uno en la carrera militar. Esta vez, no fue un puente que se utilizó como parte de un entrenamiento, sino que fue para el beneficio de todo un municipio, porque teníamos conciencia de la situación que atravesaban. Es una experiencia que nos la llevamos en el corazón: saber que pusimos nuestro granito de arena para que esto pudiese ser posible”, sostuvo la especialista Rivera Benítez.

Mientras, nuevamente es un pasito ir de Islote al casco urbano de Arecibo y viceversa, ya que luego de meses de gestiones oficiales y de acuerdos colaborativos entre distintas dependencias gubernamentales, el pasado 29 de junio, la vía abrió al tránsito tras el establecimiento del puente provisional que se instaló justo sobre la parte afectada del puente original con el fin de disminuir el peso de los vehículos, y a la vez, la posibilidad de continuar con la rehabilitación del Víctor Rojas.

Regresa a la portada