Placeholder

Por Mario Alegre Femenías

Sin subtítulos

Crítica: Arbitrage

11/07/2012
ARBITRAGE.- Dirigida por Nicholas Jarecki. Protagonizada por Richard Gere, Brit Marling, Susan Sarandon y Tim Roth. Clasificada R. Duración: 107 minutos.

No es tarea fácil hacer de Richard Gere un tipo despreciable, pero el director y guionista Nicholas Jarecki lo logra en tan sólo su primera película, el estupendo thriller Arbitrage. La clave para el éxito yace, no sólo en el tremendo trabajo  de Gere -su mejor en años-, sino en el hecho de que éste encarna a quien particularmente en los últimos años se ha convertido en el enemigo de muchos: el multimillonario inversionista corrupto de Wall Street.

Gere interpreta a “Robert Miller”, magnate que evoca al verídico caso de Bernie Madoff, que busca vender su empresa antes de que se descubra el esquema de fraude que por años ha estado realizando en perjuicio de sus clientes. Una rigurosa auditoría es el menor de los problemas que confronta “Miller” cuando se ve envuelto en un aparatoso accidente de tránsito en el que muere su amante.

Al ser un hombre respetado dentro de los círculos de poder,  felizmente casado (o, al menos, eso aparenta) y con hijos, lo útlimo que “Miller” necesita es un escándalo en su vida, por lo que huye de la escena, iniciando una red de mentiras que lo enredan cada vez más y más mientras intenta escapar de ella sin tomar responsabilidad de sus actos y con su porvenir económico como norte.

Arbitrage es un drama de suspenso de primer orden, liderado por un sólido elenco que mantiene al público atento al argumento en todo momento. La caracterización de Gere, aun dentro de lo fácil que es mirar a su personaje con desdén, no carece de dimensiones. “Miller”  atraviesa un serio conflicto de intereses al verse involucrado en esta situación en la que chocan su lado empresarial y el -digamos- humano (porque, sí, hasta los lobos de Wall Street lo tienen).

Su actuación se ve complementada por la de Brit Marling -como su hija y alta ejecutiva de su empresa- y Susan Sarandon, como su esposa. Las relaciones entre ellos ayudan a definir al personaje de “Miller” y agregarle matices que lo mantienen alejado de la mera superficialidad. También cabe destacar a Tim Roth, quien interpreta al detective asignado a resolver el misterio alrededor de la muerte de la mujer y que persigue a toda costa destapar las mentiras de “Miller”.

El largometraje estrenó hace unos meses en iTunes y otras plataformas digitales antes de llegar a los cines. Al momento ha generado más ganancias en alquileres por Internet que en los teatros. Sea en la comodidad de su hogar o frente a la pantalla grande, donde estrena mañana en Fine Arts Cafe, no se lo debe perder.


Tags

Richard GereCineCrítica