Placeholder

Por Mario Alegre Femenías

Sin subtítulos

Crítica: Safety Not Guaranteed

09/04/2012
SAFETY NOT GUARANTEED.- Dirigida por Colin Treverrow. Protagonizada por Aubre Plaza, Jake Johnson y Mark Duplass. Clasificada R. Duración: 86 minutos.

En algún momento todos hemos tenido el deseo –o al menos la curiosidad- de viajar a través del tiempo. El cine, con películas como Back to the Future y 12 Monkeys, entre muchas más, nos ha motivado a considerar qué haríamos de ser confrontados con esta posibilidad. ¿Qué haríamos? ¿Qué cambiaríamos? ¿Hacia dónde nos trasladaríamos? ¿Al pasado? ¿Al futuro?

Cada cierto tiempo este concepto teórico reaparece en el séptimo arte con resultados mixtos, que van desde lo brillante (Primer) hasta lo estúpido (Black Knight). El filme Safety Not Guaranteed -que tuvo su estreno en la pasada edición del Festival de Sundance- es uno de los más originales en realizarse en mucho tiempo gracias en gran parte al ingenioso trabajo de Derek Connolly en su debut como guionista.

La premisa resulta atractiva al instante: tres reporteros de una revista intentan dar con el autor anónimo de un anuncio clasificado en el que se solicitaba un acompañante para viajar al pasado. Desde el punto de vista periodístico, esto, mínimo, se prestaría para una historia curiosa. Sin embargo… ¿y si es cierto? No. Claro que no. Eso jamás podría ser real, ¿verdad?

Connolly mantiene esa duda presente a lo largo de la película por medio de personajes cuya incredulidad se va transformando poco a poco apenas en incertidumbre. En el trío de reporteros tenemos a la protagonista “Darius” (Aubrey Plaza), quien se ofrece como voluntaria, junto a otro interno para asistir a “Jeff” (Jake Johnson), el encargado de la historia. Al trasladarse de Seattle al pueblo de origen del anuncio, encuentran a “Kenneth” (Mark Duplass), el autor del extraño clasificado.

“Kenneth” es un tipo… raro, visiblemente nervioso, desconfiado y con un complejo de persecución. “Darius” se ofrece para establecer una relación con él y así conseguir información sobre el hipotético viaje al pasado sin revelar que se trata de un reportaje, pero mientras intenta armar el rompecabezas que es “Kenneth”, sus motivaciones cambian. Aun dentro de lo descabellado que puede parecer todo esto, la pregunta no es cómo viajaría a través del tiempo, sino por qué quisiera hacerlo.

Safety Not Guaranteed, dirigida por Colin Treverrow, se aparta de los aspectos científicos que suelen verse en este tipo de cinta y se concentra simplemente en la idea de poder regresar al pasado. Todos tenemos cosas que quisiéramos cambiar, y estos personajes no son la excepción. “Jeff”, por ejemplo, aprovecha su inesperado regreso a su pueblo natal para reencontrarse con un viejo amor e intentar revivir sus tiempos de gloria. En cierta forma, él vive atrapado en los recuerdos de ese pasado al que ya no puede volver. 

Johnson da quizás la mejor actuación dentro de un elenco muy sólido con su interpretación de “Jeff”. Extrovertido y sin aparentes preocupaciones, el arco de “Jeff” es el más satisfactorio emocionalmente y con el que más fácil nos podemos identificar. Sus frustraciones se hacen palpables al público una vez se desprende de su armadura y se atreve a expresar sus sentimientos.

Plaza y Duplass no se quedan muy atrás en términos histriónicos. “Darius” y “Kenneth” también tienen sus respectivas razones para querer regresar al pasado, pero por encima de ellas está el desarrollo de la relación que nace entre ellos, llena de ternura y comprensión. Plaza se ha destacado como una de las mejores comediantes de los últimos años, y este papel nos permite verla desde otro ángulo.

Mientras, Duplass continúa siendo uno los artistas más interesantes y multifacéticos del ámbito independiente. Lo mismo puede escribir que dirigir y actuar, desempeñándose loablemente en cualquiera de las tres. Su desencajada interpretación de “Kenneth” nunca nos permite a ciencia cierta descifrar al personaje, lo cual abona al misterio de la trama.

El final de Safety Not Guaranteed será un punto de contención entre los defensores y detractores de la película, pero en realidad es lo de menos. Lo importante es todo lo que lo antecede, la jornada, no el destino, porque es donde estos personajes existen, crecen y se ganan nuestro cariño.