Placeholder

Por Mario Alegre Femenías

Sin subtítulos

Y el Oscar lo ganará...

02/21/2013

Estamos aquí otra vez, a sólo días de la entrega de los Oscar, el premio al séptimo arte de mayor renombre -o al menos eso quisiera pensar la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood-, que nos obliga a repetir este ritual en el que intentamos atinar quiénes cargarán con las estatuillas doradas el próximo domingo, 24 de febrero. 

“Atinar” es ciertamente una palabra más apropiada que “predecir”, ya que la segunda carga con una connotación más sobrenatural, cual si estuviéramos viendo una bola de cristal o leyendo hojas de té. Nada que ver. Los Oscar son más similares a la política, con los nominados impulsados por millonarias campañas con el objetivo de subir al escenario del Teatro Dolby, en Los Ángeles, y recitar el discurso que tanto practicaron en esta última semana (aun cuando muchos juran que no se lo esperaban).

Al igual que la política, los Oscar se pronostican en base a números y tendencias, aunque este año estos dos puntos de referencia parecen estar en desacuerdo. El primero indica que el gran ganador de la velada será un filme mientras que el segundo apunta a otro. El sistema preferencial de votación que la Academia instauró hace tres años también abona a la incertidumbre, porque mientras todos los pronósticos se inclinan por unos claros ganadores, todavía hay espacio para sorpresas.

En fin, que este año, aunque las categorías más importantes ya parecen estar decididas, aún quedan algunas cosas en el aire, y esto no sólo se limita a los galardones, sino que se extiende al resto de la ceremonia, empezando por cómo se desempeñará Seth McFarlane como anfitrión primerizo. Si me dejo llevar por su aparición durante la ceremonia de nominaciones -o sus insípidos anuncios promocionales- podría ser una velada más tediosa de lo normal. Los fanáticos de su serie  Family Guy ciertamente esperan mucho de él.

Todo se sabrá este próximo domingo y, como de costumbre, estaré llevando a cabo el tradicional “live blogging”  de la entrega de los Oscar en el que todos están invitados a participar, ya sea celebrando las decisiones de la Academia o condenándolas. Como podrán confirmar todos los que han participado del "live blogging" en los pasados cuatro años, la velada es menos tediosa de esta manera. 

A continuación, mi pronóstico de lo que ocurrirá. Algunas apuestas las hice con el bolsillo y otras con el corazón.


Mejor película: Argo

Al principio de este año, parecía que la carrera por el Óscar estaba totalmente abierta. No sol o había una excelente cepa de buenas películas,  sino que muchas de ellas contaban con gran apoyo tanto dentro como fuera de la industria. Las nominaciones posicionaron a Lincoln como la favorita, no solo por ser la que más recibió, con 12, sino por el prestigio detrás de ella: Steven Spielberg, Daniel Day-Lewis y Tony Kushner trabajando en una cinta acerca del presidente Abraham Lincoln. Sin embargo, las últimas semanas han establecido una clara tendencia por una película: Argo, de Ben Affleck. De triunfar, sería –desde Driving Miss Daisy, en 1989– el primer filme en lograrlo sin que su director haya sido nominado. Argo se alzó en los Bafta y los Golden Globes, y ha cargado con todos los premios de los gremios de la industria, SAG, PGA, WGA y DGA. Su derrota sería una sorpresa y quien único podría interponerse en su camino es Lincoln. Ninguna de las dos, sin embargo, son mejores que Amour, pero claro, yo no voto.   

Ganará:  Argo
Podría ganar:  Lincoln
Debería ganar:  Amour

Mejor director: Steven Spielberg

De no ganar  Lincoln  el Óscar a la Mejor película, este podría ser su “premio de consolación”, aunque en esta categoría Steven Spielberg es quien más se lo merece. Su trabajo en Lincoln es el mejor de su carrera desde A.I. Artificial Intelligence (2001), denotando la madurez de un cineasta al entrar en lo que promete ser  una nueva etapa artística, más restringido y menos inclinado a su típico sentimentalismo. Me parece insólito pensar que alguien podría privarlo de este premio, pero la Academia tiende a tomar decisiones que nos dejan perplejos, y en este caso, Ang Lee podría dar la sorpresa. Life of Pi, independientemente de los problemas que se manifiestan  en su guion, es un filme hermosamente dirigido, en particular todo lo que acontece entre el muchacho y el tigre en altamar. Una victoria de Lee no molestaría, por más inesperada que sea. 

Ganará: Steven Spielberg
Podría ganar: Ang Lee
Debería ganar: Steven Spielberg 

Mejor actor: Daniel Day-Lewis

En las categorías de actuación, no hay apuesta más segura que esta. Tras ganar por My Left Foot (1989) y There Will Be Blood (2007), Daniel Day-Lewis se convertiría en  el primer histrión en la historia en recibir tres premios al Mejor actor, hito que no podría alcanzar un artista más digno. A lo largo de su carrera, Day-Lewis ha sido sumamente selectivo con los papeles que interpreta y su trabajo como el presidente Abraham Lincoln se halla entre sus mejores. Lo que pudo haber sido una actuación muy pomposa, Day-Lewis la llena de humanismo, bajando  la figura de Lincoln de la idolatría a lo terrenal. El único de los nominados que se le compara este año es Joaquín Phoenix por su monumental trabajo en The Master, pero para este, la nominación será su único  premio. 

Ganará: Daniel Day-Lewis
Podría ganar: Nadie que no sea Day-Lewis
Debería ganar:  Daniel Day-Lewis

Mejor actriz: Emmanuelle Riva

Aquí es donde me voy en contra de lo que la mayoría de los expertos y las tendencias indican y apuesto con el corazón, porque si hay un premio que me importa este año, lo es este. Jessica Chastain está excelente en Zero Dark Thirty, pero ha tenido y tendrá mejores papeles, igual que Naomi Watts, quien en The Impossible pasa la mayor parte de su tiempo en pantalla moribunda en una camilla. Jennifer Lawrence hizo muy buen trabajo en Silver Linings Playbook, pero ahí lució mejor su coprotagonista, Bradley Cooper, mientras que Quvenzhané Wallis es lo mejor de Beasts of the Southern Wild. Sin embargo, ninguna se puede comparar a la soberbia actuación de Emmanuelle Riva en Amour. La legendaria actriz se entrega en cuerpo y alma a un rol sumamente difícil, tanto en los físico como en los emocional, en vista de las circunstancias que atraviesa su personaje. El día de la entrega de los Óscar, Riva cumplirá 86 años. Negarle un Óscar, un más que merecido Óscar, el día de su cumpleaños sería un crimen.

Ganará: Emmanuelle Riva
Podría ganar: Jennifer Lawrence
Debería ganar: Emmanuelle Riva 

Mejor actor de reparto: Tommy Lee-Jones

Sin duda alguna, la categoría más difícil de acertar este año. En mi opinión, la decisión no podría ser más evidente: Philip Seymour Hoffman por The Master. Ninguno de los cinco se le para al lado, pero Hoffman ganó un Óscar hace pocos años por Capote y no lo van a premiar tan seguido. Igual ocurre con Christoph Waltz, quien se llevó este mismo premio por Inglourious Basterds en el 2010, por lo que restan Alan Arkin, Robert De Niro y Tommy Lee-Jones. Arkin no impresiona lo suficiente en Argo como para siquiera estar nominado (y si Arkin gana este premio, Argo se llevará más de los pronosticados). Entre De Niro y Jones, el segundo es el favorito tras haber ganado el SAG, pero De Niro podría llevárselo. Silver Linings Playbook cuenta con el apoyo del productor Harvey Weinstein, un experto en los Óscar, y De Niro no actúa tan bien desde hace más de una década, sin contar que no gana un Óscar desde Raging Bull, en 1980. Algo similar pasó el año pasado con Meryl Streep, aunque ella ha sido consistentemente buena, contrario a De Niro. 

Ganará:  Tommy Lee-Jones
Podría ganar:  Robert De Niro
Debería ganar: Philip Seymour Hoffman 

Mejor actriz de reparto: Anne Hathaway

Si hay una actuación  que grita “¡DENME UN ÓSCAR!”, lo es la de Anne Hathaway. Bueno, lo grita y lo canta, para ser preciso. Su papel en Les Misérables es de las pocas cosas que salvan a ese filme de la absoluta perdición y es lo suficientemente emocionante como para cargar con el Óscar este domingo. De hecho, de las cinco nominadas, Hathaway es la que indiscutiblemente se roba el show. Es la más llamativa, y en un año en el que la categoría está bastante débil, esa es la que triunfará. Lincoln siempre es una posible amenaza, por lo que Sally Field podría venir de atrás y arrebatarle a Hathaway el premio por el que tanto sufrió, sin pelo, dientes ni dignidad, en ese insufrible musical de Tom Hooper. ¿Quién lo merece? Helen Hunt, por su papel mucho más completo en The Sessions. Hunt debió ser nominada a mejor actriz, pero así son los Óscar: los estudios nominan, no por el trabajo, sino por las categorías en las que creen tener mejores posibilidades.

Ganará: Anne Hathaway
Podría ganar: Sally Field
Debería ganar: Helen Hunt


Otras categorías

Película animada: Wreck-it Ralph – De las cinco cintas animadas, encuentro que ParaNorman y Frankenweenie son más merecedoras del galardón, en especial la de Tim Burton.

Película extranjera: Amour – La ganadora de la Palma de Oro en Cannes es la favorita para ganar, pero no sé por qué tengo un presentimiento de que la chilena “No” podría sorprender. Esta categoría siempre se presta para victorias que nos dejan atónitos.

Documental: Searching for Sugar Man – El único documental nominado que no pude ver fue The Gatekeepers. Del resto, la inspiradora y conmovedora historia del cantante Rodríguez es la más digna del Oscar.

Cinematografía: Life of Pi – Me entristece decir que el gran Roger Deakins volverá a irse con las manos vacías. Su trabajo en Skyfall estuvo fenomenal, pero Claudio Miranda se llevará el premio, y en verdad no se le puede negar que Life of Pi se vio preciosa.

Guión adaptado: Lincoln
Guión original: Amour
Edición: Argo
Vestuario: Anna Karenina
Maquillaje: Hitchcock
Banda sonora: Argo
Canción: Skyfall
Diseño de producción: Anna Karenina
Corto animado: Paperman
Edición de sonido: Skyfall
Mezcla de sonido: Les Miserables
Efectos visuales: Life of Pi


¿Quiénes ganarán? ¿Quiénes deberían ganar? Compartan sus predicciones en los comentarios y no olviden regresar el domingo para el "live blogging". Los espero. 

Tags

Premios Oscar