Chris Evans y Mckenna Grace interpretan a un tío y su sobrina superdotada en el drama familiar "Gifted". (AP)  
La película estrena hoy exclusivamente en las salas de Fine Arts y en el C3Tec en Caguas.

No debe ser fácil tener 10 años y verte obligada a caerle a bofetadas a “Capitán América”, mucho menos cuando este es tu superhéroe favorito, pero esos son gajes del oficio.

Mckenna Grace, coprotagonista de la cinta Gifted, aún se avergüenza al recordar cómo tuvo que entrarle a golpes a su compañero de reparto, Chris Evans –quien interpreta al mencionado justiciero de las películas de Marvel-, en lo que ella describió como la escena más difícil del filme que estrena hoy exclusivamente en las salas de Fine Arts.

“No me gustó tener que hacer eso. No solo fue una escena en la que me tuve que poner emocional, sino que además tenía que abofetear a Chris. Fue un reto porque él es mi amigo y creí que alguien iba a venir a enseñarme cómo pegarle de mentiras, pero me dijo ‘vas a pegarme’. Me habría gustado saber eso antes. Fue horrible”, confesó la pequeña a Primera Hora, quien no hacía más que escuchar al director Marc Webb gritar “¡corte!” para abrazar al actor y pedirle disculpas cientos de veces.

La joven actriz, que cumplirá 11 años en junio, interpreta a “Mary Adler”, una niña superdotada que se ve en medio de una batalla de custodia entre su tío, “Frank” (Evans), y su abuela (Lindsay Duncan) tras el suicidio de su madre, quien también fue una genio. Él quiere honrar el pedido de su hermana de permitirle a “Mary” tener una infancia normal mientras que la abuela de la menor quiere inscribirla en una escuela en la que pueda aprovechar su vasto intelecto.

“Frank tiene una dicotomía interesante”, señaló Evans, vía telefónica, a este diario. “Por un lado él quiere el amor de su madre, pero también siente que fue ignorado por ella cuando niño. Su hermana era brillante y su madre la abacoraba al punto de que la llevó al suicidio, así que creo que Frank siente un cierto grado de culpabilidad por no haber intervenido cuando vio que algo andaba mal”.

Tanto Evans como Mckenna coinciden en que la oportunidad de trabajar con el director detrás del (500) Days of Summer fue uno de los mayores atractivos a la hora de aceptar sus respectivos papeles.

“Marc está tan conectado emocionalmente al material que cada vez que ensayábamos una escena o discutíamos el desarrollo de los personajes, se ponía sentimental, incluso se le aguaban los ojos. En el set, cada vez que McKenna tenía que llorar, él lloraba con ella”, expresó el actor de 35 años, a la vez que aprovechó para resaltar las virtudes de Gifted.

“Es una de esas tiernas películas que te hacen reír, te hacen llorar, refuerzan los valores familiares, la importancia del perdón y los peligros de abrumar a los hijos y forzarlos a cumplir tus sueños en lugar de ayudarlos a encontrar los de ellos”, dijo Evans. 

Por su parte, Mckenna –cuyos intereses más allá de la actuación incluyen la lectura, el reciclaje, ver películas tenebrosas y tocar el piano- recibió instrucciones de Webb de que viera dos filmes a modo de preparación  para meterse en la piel de “Mary”: Paper Moon e In America, ambos con prominentes actuaciones por parte de niños. Ella, sin embargo, le sumó a sus estudios Kramer vs Kramer y I Am Sam, entre otros largometrajes.

A su corta edad, Mckenna se expresa con la candidez propia de alguien en plena niñez. Responde las preguntas con el característico entusiasmo de una menor que se halla en el foco de atención, a veces con respuestas que parecen provenir del libreto que todos los actores tienen para atender a los medios. Sin embargo, su tono cambia al preguntársele qué se lleva con ella de su primer rol protagónico en la pantalla grande. La pequeña pausa, reflexiona, y dice:

“Honestamente creía que los niños dotados la tenían tan fácil porque son brillantes, deben ser extremadamente cool y le caen bien a todo el mundo porque se saben todas las respuestas, pero nunca pensé que esto podría ser una dificultad para ellos al sentirse diferentes y no ser aceptados por los demás. Creo que si ves a alguien solo en la hora del recreo, debes ir a hablar con esa persona porque quizás no se ve triste por fuera pero lo está por dentro”, aseveró Mckenna, quien sueña con algún día poder trabajar con Meryl Streep. Evidentemente, Kramer vs Kramer la impresionó.

Regresa a la portada

Tags

Chris Evans