Placeholder

Por Milly Cangiano

Primera Fila

Adamari confirma en su libro lo que este diario adelantó

01/04/2013

La verdad es una sola

La lectura de Viviendo, el libro de Adamari López, confirma varias historias publicadas en Primera Hora en esta columna. Las mismas que el entourage de Luis Fonsi y su manejador, Tony Mojena, se apresuraban a desmentir cada vez que las publicábamos. Lo mejor que hizo Dios es un día detrás del otro y, cuando menos yo lo esperaba, Adamari confirma mis artículos y sobre todo con lujo de detalles.

El 1 de septiembre de 2010, publicamos en exclusiva que Luis Fonsi y Ada no se habían puesto de acuerdo sobre el divorcio debido a que había unos embriones en una clínica en Nueva York. Estos formaban parte del tratamiento al que se sometió, el cual podría convertirla en madre no empece a su tratamiento contra el cáncer. Decía además que, si eso se solucionaba, no habría problemas para el divorcio. Ada confirma en su libro : “Por lo único que estaba dispuesta a luchar era por los embriones”.

Pues bien, 14 días más tarde, los abogados de Fonsi radicaban el divorcio. Una amiga en común me comentó en Miami esta historia y me parecía que era la culminación de los problemas personales e inseguridades de Luis Fonsi ante la posibilidad de que en ese momento su esposa pudiera seguir su vida. Sabíamos que él ya tenía su propia historia de amor. La situación fue penosa. A Adamari la pusieron prácticamente contra la pared para que aceptara el divorcio: todo sin tener que llegar a la corte y mucho menos hacer un show mediático. Todo sea por la imagen de niños buenos. Ujum. Hay que recordar que, cuando Luis Fonsi llega a la vida de Adamari, ya ella era una estrella de las telenovelas en México y muchísimos países donde estas se presentaban. Ella sigue siendo una estrella.

Al principio del noviazgo, Luis Fonsi cogió un buen pon en México gracias a ella; eso es algo que a veces algunos quieren olvidar. Yo tengo buena memoria.

En esta relación era Ada la más interesada en tener niños por su familia numerosa, pero sin ánimo de adelantar lo que escribió en el libro, podemos concluir que la primicia de Primera Hora fue la correcta, no empece a que en ese momento nos tiraron varios comunicados en contra. Repito: el tiempo nos dio la razón.

La pregunta, y cito: “¿Para qué tener hijos con alguien que no quiere tenerlos conmigo?” es la mejor muestra de la madurez e introspección a la cual llegó la actriz.

Todo lo que dijimos se concretó y vino la radicación del divorcio en septiembre del 2010, lo que la gente de Fonsi negaba.

De igual forma enviaron comunicados cuando en mayo del 2009 dijimos que la gira de Fonsi por Chile había sido exitosa de muchas formas, inclusive las fiestas y sus amanecidas en discotecas con una socialité: Kenita Larraín, quien también había salido con Luis Miguel y se comentaba que era el nuevo amor del boricua. Mientras en ese momento le decían a Ada que mi columna era mentira, por otro lado, ella se tragaba su orgullo y sabía que algo estaba mal, pero seguía siendo la amante y fiel esposa. Igual pasó cuando comentamos que en el entourage de David Bisbal había una chica muyyyy interesada en Fonsi. O quizás debí haber dicho Fonsi en ella... Haber tenido en un momento dado el mismo equipo de trabajo fue muy malo para ella. A él todo se lo tapaban. ¿A ella la engañaban? Adamari no necesita vender el libro para confirmar nuestras columnas e investigaciones. Usted debe comprar y leer el libro para que aprenda de su historia y, al igual que ella, sea usted quien cante: “Yo no me doy por vencida”. Su lucha continúa.