Placeholder

Por Milly Cangiano

Primera Fila

Adamari López: su mamá fue y será su ángel de la guarda

12/03/2012

Las ironías de la vida... Alba, la mamá de Giselle Blondet, hace apenas unas semanas que se nos fue, y ahora es doña Vidalina, la madre de Adamari López. Ambas madres se conocieron en Telemundo Puerto Rico cuando sus hijas comenzaban a actuar y hoy ambas convertidas en estrella las ven partir. Por experiencia propia, sé que es el dolor más grande que un hijo puede tener.

Doña Vidalina apoyaba a Adamari en todo. Esta pensaba algo, y ya su madre y toda su familia veían como la ayudaban a lograr lo que quería. Realmente, su madre fue su gran hacedora de sueños. Aunque su padre dice que ella es la nena de la casa, la fortaleza para batallar que tiene la actriz la heredó de su madre. Cuando Adamari aceptó un contrato en México, era muy joven, pero la dejó ir. Nunca fue obstáculo para que su hija lograra sus sueños, muchos de los cuales forjaron juntas cuando viajaban de Humacao a San Juan para grabar telenovelas o miniseries.

La última vez que vi a doña Vidalina fue en un homenaje que le dieron a Adamari en el Senado. Siempre muy amable, contestaba todo lo que le preguntábamos, expresaba el gran amor y admiración por su hija. Ah, pero cuando entrábamos en aguas profundas, decía: “Pregúntale a ella; si mi hija está feliz, yo también”.

Adalberto López, el hermano de la actriz, me comentó que su mamá batallaba contra el cáncer, pero que como ella era tan fuerte, ellos sabían que daría la pelea. Ella y toda su familia fueron la fortaleza de Adamari cuando le diagnosticaron cáncer de seno. Doña Vidalina sufrió mucho, pero le ayudó grandemente a dar una batalla que ganó. Lamentablemente, en su caso personal perdió.

No es fácil lo que le espera a Adamari sin su madre. Pero, puede sentirse orgullosa de que el amor que siempre le profesó a su madre y los viajes que dio a la Isla para acompañarla en sus últimos días le demostraron a ella que el sacrificio que hacía cuando la actriz era adolescente valieron la pena. Su hacedora de sueños desde el cielo la cuidará y protegerá. ¡Que en paz descanse, doña Vidalina!