Placeholder

Por Milly Cangiano

Primera Fila

Idol Kids Importante evitar el bullying y el sufrimiento

10/26/2012

Fama efímera y cruel

Los programas que “buscan estrellas”, sea de la actuación, del canto o de la imitación, tienden a crear falsas expectativas entre sus participantes, tanto en los que ganan como en los que no.

Pero cuando los concursantes son niños y niñas, más cuidado debe tener la producción para manejar el sufrimiento de los que salen de la competencia.

Los padres también tienen que estar atentos y evitar que los niños por no haber llegado a la final se creen situaciones en las que estos sean víctimas de bullying especialmente en sus escuelas por ser egresados de la competencia.

Un tío de uno de los egresados de Idol Kids me comentó que para su sobrino lo más difícil no había sido participar en el programa, sino regresar a la escuela y dar la cara a sus compañeritos de clase. Estos no valoraron que había sido seleccionado entre cientos de niños de toda la Isla para llegar a la competencia.

No creo que ni los productores del programa ni mucho menos los familiares quieren una cosa como esta contra un niño. Sabrá Dios si luego ese niño pega más que quien gane el reality.

Me da pena que algunos niños se mofen del talento de aquel que estuvo en el reality y fue eliminado.

Hay veces que ganando se pierde y la fama que dan los reality puede ser tan efímera como peligrosa. Recordemos, por ejemplo, que de los ganadores de las seis ediciones de Objetivo fama, menos de la mitad ha pegado. Ese también fue en su momento el primer programa del país. Pero tan pronto pasa la competencia, la gente se olvida de su nombre y si cantó o no. Esa es la realidad cruel que vivirán estos niños si no se orientan bien. Y, sobre todo, es importante que al igual que en otros casos, los padres no quieran vivir la vida de “artista” a través de sus hijos.