Placeholder

Por Milly Cangiano

Primera Fila

“La Comay” Así nació el fenómeno

01/11/2013

Todo comenzó cuando el productor Luisito Vigoreaux quería incluir en el programa del mediodía en Wapa un segmento parecido al de la fenecida Myrta Silva donde se hablara de las situaciones de los artistas en tono de broma. Para esto pensó en crear un personaje que no fuera humano y acudió a Mundo de los Muñecos y se creó a “Doña Fulana” y luego a “La Cháchara”. Antulio “Kobbo” Santarrosa trabajaba con Luisito actuando en comedias, en producción, era buen ventrílocuo y sabía manejar bien los muñecos.

Luisito llamó a esta servidora para que lo ayudara con los libretos, y durante el primer año hicimos esa labor. Durante el tiempo que estuvo en Wapa no hubo problemas. Pero, Paquito Cordero le hizo una buena oferta y Kobbo se mudó para Telemundo. Comenzó el segmento junto a Eddie Miró en el Show de las doce. Allí precisamente trabajaba Joe Ramos como vicepresidente de ventas. La popularidad de la muñeca seguía creciendo y de cinco minutos subió a más tiempo.

Pues bien, cuando nombran a Joe Ramos en Wapa, antes Televicentro, le hace una oferta que Kobbo no pudo rehusar. La historia con Wapa ha sido de altas y bajas: primer lugar en rating, pero quejas y demandas tanto al canal como a Kobbo. Pero la última batalla la pudo ganar una buena persona a la que asesinaron. El país está harto de la criminalidad, y la piel estaba finita. Aunque diversos medios habían publicado la noticia, la entonación que se da a la información, si pasa algo en el estudio, si alguien se ríe, todo esto influye en el televidente. No es lo que se dice, sino como se dice.

Nunca pensé que Kobbo saldría de Wapa, por el apoyo incondicional que siempre le ha dado Joe Ramos. Cuando Luisito y yo salimos de allí hace varios años, todo el mundo se enteró de que Santarrosa no quería nuestro programa Sacando chispa a la una de la tarde junto a Dreuxilla Divine. Según él, le madrugábamos las informaciones, los artistas sí querían ir al programa, contrario a lo que pasaba con el suyo.

Jimmy Arteaga, vicepresidente de Wapa, nos dijo a Luisito y a mí que le encantaba Sacando chispa, que el rating era muy bueno, que estábamos vendidos, pero que no podía bajo ningún concepto quitar a SuperXclusivo por el rating que tenía, por las ventas de anuncios del programa y porque era su empuje para comenzar el prime time. Dijo, además, que Kobbo le había dicho (y lo entendimos) que no firmaría contrato si nosotros seguíamos con Sacando chispa al aire.

Nos fuimos Luis, Dreuxilla y yo. Por esas vueltas de la vida, hace varios meses Luis y yo nos unimos en televisión y ahora es Kobbo el que se va. Pero no por mucho. Mis fuentes aseguran que el canal 13 podría vender o alquilar su señal al conocido empresario Raúl Alarcón hijo, presidente de Mega TV-SBS, y en ese contexto se da su salida de Wapa.

Pero Kobbo tiene otra oferta: ayer supimos que llevaba seis meses en conversaciones con un canal latino con cuarteles en Nueva York. No dudamos que vuelva a la televisión, quizás solo por Internet en Puerto Rico y en un canal en Estados Unidos.

Lamento que el personal del programa pierda su trabajo, pero los que estamos frente a la pantalla tenemos una gran responsabilidad y el rating no justifica lo que se dice o se hace.