A Ángela Meyer no le gusta comer sola

10/03/2012 |
Hoy, a las 9:30 de la noche por Teleisla, conducirá la conversación en la mesa.

De niña le inculcaron la importancia de reunirse en la mesa a cenar, a conversar. Ángela Meyer intenta mantener viva esa tradición en su hogar, pero confiesa que casi siempre le toca hacerlo sola.

“Me deprime comer sola y, por lo general como sola, así que opté, muy en contra de mi voluntad, por poner una mesita frente al televisor, pero  sí le pongo el mantelito. Los platos tienen que ser de loza porque mi familia decía que, cuando perdíamos el derecho a ser bien tratados, entonces no valía la pena todo el trabajo que hacíamos”, comentó la artista, que hoy, a las 9:30 de la noche, estrena el espacio de entrevistas La cena por Teleisla.

La también productora y presentadora dice ser buen diente. “Piedras me ponen y piedras como”.

Sus comidas favoritas son la criolla, la japonesa y la italiana.

“Es bien difícil porque, según vas creciendo en edad, son menos las cosas que debes comer para no engordar”, lamentó.

Invita a cenar

Ángela Meyer cumple hoy su deseo de realizar un programa de entrevistas mientras comparte una cena con sus invitados.

El espacio pretender reunir a personas que tengan algún te ma en común y así intercambiar vivencias, impresiones.

“Vamos a hacer una entrevista no con el puñal en la mano, sino una entrevista seria. No me interesa muchas veces el que me vengas a defender una posición política, me interesa más cómo te sientes”, detalló.

Entre sus primeras invitadas a comer estuvieron la presidenta de la Cámara de Representantes, Jenniffer González; Carmen Sánchez Betancourt, candidata a senadora por el partido Puertorriqueños por Puerto Rico;  María de Lourdes Santiago, vicepresidenta del Partido Independentista Puertorriqueño; y  María de Lourdes Guzmán, candidata a comisionada residente en Washington por el Movimiento Unión Soberanista.

La actriz no ha tenido resistencia para compartir con ella en su programa, a pesar de su relación con la administración municipal de Bayamón.

“No lo he sentido; tal vez porque saben que trabajo cosas serias, y el primer mensaje es no quiero que me vengan a hablar de política, quiero que me vengan a hablar los seres humanos”.