Abrirán casa del terror cortesía del productor de "Paranormal Activity"

10/11/2012 |09:38 a.m.
Ofrecen un recorrido terrorífico de aproximadamente 40 minutos para grupos de 15 personas, repleto de sustos, efectos visuales y experiencias que ponen los pelos de punta.

Los Ángeles.- Jason Blum, productor de "Paranormal Activity", una de las sagas de terror más exitosas del siglo, celebra la llegada de Halloween con la apertura de una casa de los horrores en el centro de Los Ángeles, preludio del estreno el próximo día 19 de la cuarta entrega de esa célebre franquicia.

La llamada BlumHouse of Horrors, construida sobre cuatro plantas del histórico edificio Variety Arts Center, con casi 100 años de antigüedad y erigido a escasos metros del pabellón Staples Center, ofrece un recorrido terrorífico de aproximadamente 40 minutos para grupos de 15 personas, repleto de sustos, efectos visuales y experiencias que ponen los pelos de punta.

"Hacemos muchas películas de terror en Los Ángeles y trabajamos con el mismo equipo una y otra vez", explicó Blum a EFE. "Hace un par de años pensamos que tal vez sería buena idea recrear uno de esos escenarios para una atracción en vez de para una película. La idea nació allí, en uno de nuestros platós, mientras comíamos. Y se ha convertido en esto", añadió.

Con precios que oscilan entre los 29 y los 55 dólares, la casa de los horrores, abierta al público desde el día 4, abre tres noches a la semana (jueves, viernes y sábado) hasta la semana de Halloween, cuando habrá pases durante seis días seguidos desde el 29 de octubre hasta el 3 de noviembre, fecha en la que cerrará sus puertas.


Para esta casa Blum y sus compañeros crearon una historia que gira en torno a la figura inventada de un ilusionista, Magi the Mysterious, cuyo número de magia acabó en tragedia la noche del 23 de febrero de 1933 debido a la desaparición de Sadie Butterfield, la bella esposa del dueño del teatro donde realizaba el espectáculo.

Según el relato que escuchan los visitantes de la casa, nunca se volvió a saber del ilusionista ni de Butterfield.

"Como consecuencia de aquello, el teatro fue cerrado y solo se ha abierto ahora para esta ocasión. Durante todos estos años han ocurrido cosas terribles aquí adentro y se las vamos a mostrar a todo el que quiera en Los Ángeles", dijo Blum en la inauguración.

El teatro en el interior del edificio ha sido el escenario elegido para el rodaje de películas como "Scream 2", de Wes Craven.

Blum ha contado con 50 actores para esta producción y el mismo equipo de trabajo -unas 25 personas- con el que ha saboreado las mieles del éxito en las tres entregas previas de "Paranormal Activity" y películas como "Insidious" (2008).

Ahora se prepara para seguir sumando triunfos. Primero este viernes con el estreno de "Sinister", otra aproximación al terror donde se reencuentra con el actor Ethan Hawke, fundador de la compañía teatral Malaparte en la que Blum debutó como productor.

Y el viernes siguiente será el turno para "Paranormal Activity 4", de nuevo bajo las órdenes de Henry Joost y Ariel Schulman, directores de la tercera parte.

"Nos gusta pensar que octubre es un mes especial para la productora BlumHouse, estamos entusiasmados", afirmó Blum, que guarda en cartera para los próximos meses proyectos tan jugosos como "The Bay", la primera película de terror de Barry Levinson, o "The Lords of Salem", el nuevo trabajo de Rob Zombie.

"No existe una fórmula mágica", reconoció el productor. "La clave es que damos a nuestros directores total libertad creativa y el éxito llega no porque usemos un truco de magia que funciona, sino por la originalidad de la idea", añadió.

Así sucedió con Oren Peli, director de la primera parte de "Paranormal Acitivity", con la que recaudó cerca de 200 millones de dólares con tan solo 15,000 dólares de presupuesto, convirtiéndose así en la película más rentable en la historia de Hollywood.

En el caso de "Insidious", el director James Wan y el guionista Leigh Whannel, autores de "Saw" (2004), amasaron 100 millones de dólares en base a un presupuesto de 1,5 millones.

"El acuerdo al que llegamos con los directores es que les damos poco dinero pero les aseguramos que pueden hacer lo que quieran. No siempre funciona pero la verdad es que hemos alcanzado un buen promedio", concluyó.