Audris Rijo y Viviana Ortiz a la final de NBL entre escándalos

Por Primerahora.com 05/18/2013 |
En líos de pareja las finalistas Audris Rijo y Viviana Ortiz Pastrana. (Archivo)  
En líos de pareja las finalistas dominicana y boricua.

Una es la víctima y la otra... ¿la victimaria? La boricua Viviana Ortiz Pastrana y la dominicana Audris Rijo llegan este domingo a la final de Nuestra belleza latina (NBL) en medio de sendos escándalos en torno a sus parejas.

La bomba de Viviana estalló hace dos semanas, cuando salió a la luz una supuesta carta en la que la Miss Universe Puerto Rico 2011 revela un patrón de abuso emocional y físico por parte de su novio, Freddie García, mejor conocido como “Freddito Matthews”.

El modelo negó la veracidad de la carta, pero la familia de la beldad, representada por su hermana Odemaris Ortiz, espera que acabe el reality show de Univisión para hablar con ella y salir de la confusión y apoyarla.

El que no tiene dudas de que tomó la mejor decisión al interponer una demanda de divorcio hace dos semanas es el pelotero Jonathan Sánchez. El lanzador dijo en una reveladora entrevista con Despierta América (Univisión) que sufre porque se siente engañado por Audris Rijo luego que salieran a la luz pública unas fotos en las que aparece semidesnuda, pero mostrando sus partes íntimas.

La competidora dominicana dijo en el concurso que las fotografías pertenecen a su “vida privada” y que “no restan nada” a su “dignidad de mujer”. También indicó que las tomó junto con su mejor amigo, identificado como “Eduardo”, antes de casarse con Jonathan en julio de 2012.

Pero la versión del pitcher es distinta. “La ropa que ella usó (en las imágenes) yo la había comprado. Sí me ocultó eso porque yo no sabía que ella se había sacado fotos desnuda”, indicó Sánchez.

Al deportista tampoco le consta que Eduardo sea gay, como han establecido algunos defensores de Audris en las redes sociales de Internet.

“Ella fue a Dubái a visitarlo como mejor amigo. Eso dijo ella, ‘mejor amigo’, pero tú sabes, es un hombre y una mujer solos en una casa, y una mujer bella como ella, si hizo esa clase de fotos con él... pues levanta sospechas. Pudo haber habido algo más”, destacó el atleta natural de Sabana Grande.

“Nunca me cayó bien porque nunca vi una amistad sincera ahí”, añadió sobre Eduardo.

Jonathan Sánchez afirmó que tomó la decisión correcta al exigirle el divorcio a Rijo porque, según él, ella nunca lo apoyó como esposo mientras vivieron juntos en Pittsburgh, Pensilvania.

“Ella me dijo: ‘Envía a tu familia fuera de tu casa. Yo soy tu esposa; la que tengo que estar allí soy yo’, y mandé a mi familia a Puerto Rico. No estaba ahí para mí. Las veces que ella fue a verme jugar pelota fue porque mi hijo (Christian) se lo pedía”, relató Sánchez.

No obstante, reconoció que la relación empezó mal. De hecho, si se enamoró de Audris, fue porque quedó prendado de su belleza al ver cómo la eliminaban de NBL en el 2011.

“Cuando la sacaron del programa (de 2011), la contacté por Twitter, pero en ese entonces ella estaba en otra relación, y yo le dije: ‘Pues está bien, vamos a seguir como amigos y cuando tú termines tu relación, pues ya yo estoy aquí’”, narró Jonathan.

“En realidad, el de la culpa fui yo porque me enamoré y yo quería que ella estuviera bien, aunque yo estuviera mal”, reconoció afligido.

¿Quién es Jonathan Sánchez?


Karla Pachecho Álvarez / kpacheco@primerahora.com

Sánchez, de 30 años y natural de Sabana Grande, debutó en las Grandes Ligas  el  28 de mayo de 2006 con los  Gigantes de  San Francisco, equipo con el que  ganó un anillo de Serie Mundial y lanzó un  partido sin hits en el 2010. Jugó en la bahía hasta el 2011, cuando fue cambiado a los Reales de Kansas City. 

Luego de salir  de las filas de los  Gigantes, Sánchez no ha sido el mismo. La temporada pasada, el zurdo tuvo  que batallar con las lesiones y afrontó su peor año en la Gran Carpa luego de terminar con marca de 0-9 y efectividad de 8.07 en 15 aperturas con los Reales y los Rockies de Colorado, equipo al que fue cambiado luego del Juego de Estrellas. 

A principios de este año, firmó un contrato  con los Piratas de Pittsburgh. Sin embargo,  su actuación sobre la lomita dejó mucho que desear. Primero fue suspendido seis partidos por propinar un pelotazo deliberadamente y luego fue dejado en libertad el miércoles de la semana pasada. En cinco juegos, cuatro de ellos aperturas, el sabaneño tuvo registro de 0-3 y una efectividad de  11.85 en 13 entradas y dos tercios trabajadas. 

Sin embargo, el pasado  jueves  firmó  con los Dodgers de Los Ángeles un contrato de  Liga Menor  con posibilidad de ascender a las  Mayores luego de realizar varias salidas en la filial  de Triple A de la novena californiana.