Beto Cuevas niega romance con Paulina Rubio

09/29/2012 |02:57 p.m.
El chileno Beto Cuevas promueve su disco "Transformación". (INS)  
En México me estaban inventando algo con Paulina Rubio, pero nada que ver”, mencionó sonriendo el solista.

 Aunque siempre ha sido reservado con su vida privada, el talentoso cantautor Beto Cuevas admitió hoy que fue novio de la actriz Bárbara Mori, pero descartó amoríos con la cantante Paulina Rubio.

“Estoy perfecto. No estoy con nadie en particular. Tuve una novia hace un tiempo... En México me estaban inventando algo con Paulina Rubio, pero nada que ver”, mencionó sonriendo el solista.

Aclaró, de inmediato, que “Bárbara Mori sí fue mi novia. Lo que pasa es que yo no hablo mucho de la vida personal... Seguimos siendo buenos amigos. Es preciosa y una gran persona”.

Cuevas señaló, por otro lado, que “Transformación” fue un disco que comenzó a darle forma hace casi dos años. 

"En un principio, tenía la intención de que sonara diferente a lo que yo había hecho y aprovechar que soy solista y salirme de mi zona de un sonido predecible, que la gente podía esperar de mí”, reveló el artista chileno de 45 años de edad, en entrevista con Inter News Service (INS) en el Conrad Condado Plaza Hotel & Casino.

El vocalista experimentó momentos  de ansiedad por su interés en que el álbum saliera al mercado más rápido.

El  intérprete de  “Goodbye” y “Quiero creer” aseguró que, luego de su participación en la Noche de Estrellas de Fidelity mañana, viernes, viajará a Chile, Argentina y México. 

En diciembre, Beto terminará su intervención como ‘coach’ del programa “La Voz” en México, junto a Miguel Bosé, Paulina Rubio y Jenni Rivera. 

El exvocalista de La Ley manifestó que su rol en el programa de talentos, “es como devolverle la mano a la vida. Me siento privilegiado de haberme ganado la vida en los últimos 23 años haciendo lo que me gusta. Poder ayudar a nuevos talentos para que encuentren su lugar es la forma que debería ser”.

Destacó, además, que “los artistas somos tan inseguros que no queremos revelar nuestros secretos y queremos capitalizar eso. Finalmente, toda esa experiencia se muere con uno mismo. Hay que traspasarlo y ayudar a otras personas. Que sea una cadena de solidaridad que lleve al mundo a un mejor lugar”.

Beto Cuevas, quien reside en Los Ángeles, California, bromeó con que dentro de  10 años se verá “igual de joven”, con más discos, películas y lleno de entusiasmo sobre los escenarios.