Bodine Koehler a jugarse la corona universal en Las Vegas

11/27/2012 |
Miss Universe Puerto Rico 2012 confía en que será la próxima reina del universo y reafirma su identidad al exclamar: “¡Yo soy boricua!”. (jose.madera@gfrmedia.com)  
Miss Universe Puerto Rico 2012 confía en que será la próxima reina del universo y reafirma su identidad al exclamar: “¡Yo soy boricua!”.

Ha sido un largo reinado para Bodine Koehler, quien pasará a la historia como una de las Miss Universe Puerto Rico con más meses en el “trono” de la belleza.

Coronada el 7 de noviembre de 2011, Bodine tuvo que enfrentar desde el inicio de su reinado múltiples críticas por una cuestión de sangre y tierras, típicas batallas de las monarquías. De padre holandés y madre dominicana, la beldad nació en Holanda, pero a los ocho años se mudó con su familia a Puerto Rico, isla que siente suya.

“Al principio me sorprendieron las críticas, pero con el tiempo lo cogí con calma, respiré hondo, como cualquier situación que me aparece en la vida, y demostré a través de entrevistas y con mi equipo de trabajo que soy puertorriqueña, que más boricua no puedo ser. Sí, represento una mujer multicultural y respeto mis raíces y celebro la diversidad, pero yo soy boricua”, reafirmó en entrevista con Primera Hora.


Con ese conflicto ya resuelto, Miss Universe Puerto Rico 2012 se concentra en su meta: ganar la corona de Miss Universe. Está dispuesta a jugarse todo en Las Vegas (Nevada), donde se llevará a cabo el certamen internacional el 19 de diciembre y para donde sale el 3 de diciembre.

“Estoy segura que voy a llegar al top five, así que me estoy preparando bien fuerte”, dijo la joven de 20 años de edad.

¿Qué te da tanta seguridad?

Soy una persona bien determinada. Sé lo que quiero, sé para dónde voy y sé cómo manejar ciertas cosas. Cuando me concentro en eso, tengo mucho control en cada parte de mi cuerpo, hasta mis dedos, hasta mi propio pelo, mis ojos... Sé cuándo pestañar, cuándo subir el brazo, cuándo girar, cuándo tengo que decir lo que tengo que decir. Estoy muy preparada.

¿Por qué razón te quieres convertir en Miss Universe?

Mira, además de que es un trampolín y me va a llevar a muchas oportunidades, voy a tener la oportunidad de viajar el mundo y conocer muchas culturas, que es una de las cosas que más amo hacer, es mejor que la universidad porque uno aprende mucho. Pero, también, para ser un modelo, un ejemplo para todas las jóvenes y para todas las mujeres del mundo.

¿Entiendes que todavía son pertinentes los certámenes de belleza?

Entiendo que sí porque representan a la mujer puertorriqueña, representan la historia, la cultura ante el universo. Esta oportunidad es un honor.

Durante tu reinado, ¿qué ha sido para ti lo más difícil o que te provocó sufrimiento?

Una de las cosas más difíciles han sido las clases de maquillaje y peinado (risas) porque soy una chica que me gusta ser sencilla y usar tal vez un poco de polvito y un super ponytail y más nada. La otra cosa que me tomó tiempo aceptar es que soy una imagen pública. Pero es algo bonito, que me llena mucho.

Has sido de las reinas que más tiempo han estado en el reinado, ¿ya estás loca por que se acabe?

No loca por que se acabe, pero sí de comenzar una nueva etapa nueva en mi vida. Ha sido ya un año espectacular estar en Puerto Rico preparándome, pero ahora estoy lista para representar a Puerto Rico en el mundo.

Has compartido con varias reinas latinas que competirán contigo, ¿ves fuerte la competencia?

Pues todas tienen su belleza y se nota que se han sacrificado mucho por su corona, son muy dulces. Pero entiendo que nadie tiene la misma determinación que yo.

Si no llegas a ganar la corona, ¿qué te gustaría hacer después?

Ya siento que soy ganadora con el cambio que he dado y como me he adelantado profesionalmente. Me gustaría seguir estudiando y terminar mi bachillerato en composición musical, que para mí es bien importante. También, seguir trabajando como modelo, ya sea en Europa o en Estados Unidos.

¿Cómo crees que has sido durante tu reinado?

Creo que he sido una miss que ha ido más allá, siendo atrevida en ciertos aspectos (de moda) y he demostrado que todo se puede. Pero lo más importante es que he motivado a miles de otras niñas a que participen en este certamen. He demostrado que este concurso no es solo verse bonita, sino que tiene un propósito, que es ayudar a otros, como a los niños de Haití, a quien le doné zapatos. Espero ahora ganar la corona (internacional) para viajar el mundo y ayudar a miles de personas.