El dilema de los óvulos fertilizados de Luis Fonsi y Adamari López destapa controversia legal y moral

09/02/2010 |
Los ángulos morales, legales y científicos tras el dilema de los óvulos fertilizados.

La presunta ficha de tranque en el divorcio de Luis Fonsi y Adamari López, los óvulos fertilizados que congeló la pareja antes de que la actriz se sometiera a un tratamiento contra el cáncer, pone en perspectiva varios aspectos legales, así como también varios aspectos religiosos y científicos que chocan entre sí.

Para la medicina, los óvulos fertilizados o embriones (como también se les conoce) sólo son un grupo de células que tienen el potencial de generar un individuo.

Para la religión, hay vida desde el momento de la fecundación. Por lo tanto, el procedimiento de fertilización in vitro representa un problema ético y moral.

El aspecto legal

¿Y qué pasa cuando un matrimonio en proceso de divorcio no se pone de acuerdo sobre quién tomará el control de los embriones?

De acuerdo con la licenciada Pilar Pérez Rojas, cuya práctica mayor es en casos de familia, en Puerto Rico el Tribunal Supremo no se ha expresado en cuanto a la reproducción asistida.

“Pero siempre hay que tener en consideración dónde las partes se van a divorciar porque en Puerto Rico, por ejemplo, esa sería una situación novel. Ahora, nuestro código civil establece que tú eres una persona cuando naces, es decir, cuando te desprendes del cordón umbilical y respiras. Mientras eso no se dé, no eres una persona”, abundó la abogada en entrevista con Primera Hora.

Según la profesional en derecho, usualmente las parejas, antes de someterse a procedimientos como el de fertilización in vitro, hacen unos acuerdos escritos donde los consentimientos son bien claros y donde están provistas todas las alternativas.

“ El matrimonio es un contrato entre las partes. Ellos (Adamari y Fonsi) tuvieron que haber llegado a unos acuerdos antes de casarse”, consideró la licenciada.

De otra parte, el doctor Nabal Bracero, uno de cinco especialistas en endocrinología reproductiva en Puerto Rico, certificó que cuando una pareja decide someterse al procedimiento de fertilización in vitro, a ésta se le explica de antemano las opciones que tienen si decidieran descartar sus embriones.

“Y tienen que firmar unos documentos una vez conozcan las alternativas que tienen”, señaló el galeno al ser entrevistado por este diario.

Según indicó el doctor Bracero, si una pareja decidiera no quedarse con sus embriones, tienen la alternativa de donarlos a otras parejas, o donarlos para investigación.

“Si los quieren descartar, lo que se hace es que se descongelan e inmediatamente, en cuestión de segundos, se desintegran”, explicó el médico.

En Puerto Rico cada intento de fertilización in vitro cuesta entre $8 mil a $12 mil dólares y el procedimiento es ambulatorio.

“A la paciente se le inyectan unas hormonas que produce la pituitaria por dos semanas para que genere múltiples óvulos. Luego, los mismos son extraídos con una aguja para combinarlos con los espermatozoides. El procedimiento se realiza en un laboratorio de fertilización in vitro. Una vez los óvulos son fertilizados, se mantienen en cultivo por espacio de tres a cinco días antes de ser congelados”, detalló Bracero cuando explicó el procedimiento de fertilización in vitro.

El médico explicó, además, que las pacientes también tiene la opción de congelar sólo sus óvulos sin fertilizarlos.

“Pero esa ruta es más difícil porque los óvulos tienen grandes contenidos de agua que hacen que se formen unos cristales de hielo que lastiman el material genético”, aclaró el doctor.

A planteamientos de Primera Hora, el galeno explicó por otro lado que, una vez los óvulos son fertilizados, éstos pueden durar indefinidamente si estas células fertilizadas permanecen debidamente congeladas recibimiento un reemplazo de nitrógeno líquido.

“A nivel mundial miles de bebés han nacido de embriones congelados durante estos pasados 30 años. Bebés nacidos de óvulos congelados hay bien poquitos, no deben llegar a los cien casos porque es un proceso que se está comenzando hacer y es importante hacer esa distinción”, reiteró el médico.

El aspecto religioso

Contrario a la ciencia, la religión no avala los procedimientos de reproducción artificial.

“La iglesia está en contra de la fertilización in vitro porque es generar niños fuera del acto marital. La iglesia rechaza ese acto por razones éticas y morales”, reiteró al ser entrevistado por Primera Hora el padre Milton Rivera, presidente del grupo RTC (Canal 13, Oro 92.5 y Radio Paz 810 AM).

“Los hijos deben venir de una relación marital, no de una manipulación de laboratorio. Lo que hay en esos laboratorios es vida, no células con potencial de generar un individuo. Ellos (Luis Fonsi y Adamari López) tienen unos hijos congelados ahí. En el momento que se descartan esos embriones, se está descartando vida. La Iglesia rechaza el procedimiento pero ya que está hecho se les debe dar la oportunidad a esos seres de vivir”, sentenció el padre Milton.