Entre la escuela y el punto Lourdes Chacón y Raúl Armando

Por Patricia Vargas Casiano 01/02/2018 |11:45 p.m.
La obra es dirigida a estudiantes de escuela elemental y superior. (Suministrada)  
Personifican ambos extremos en la obra “Entre la escuela y el punto”.

Luego de diez años separada y siete de divorciada del padre de sus hijos, la vedette Lourdes Chacón confiesa que está de nuevo enamorada. 

El hombre que le ha devuelto la confianza en el amor llega cuando ya sus hijos, Chaliana y Alfredo, están a punto de graduarse de la universidad y encaminados en la vida, como ella siempre anheló. 

“Hay algo por ahí. Hasta ahora estoy muy contenta, ya era hora, ya llevaba mucho tiempo sin tener a un hombre a mi lado. Lo que pasó es que para mí era muy importante encaminar a mis hijos hasta que fueran a la universidad y ahora puedo pensar en enamorarme”, confesó la artista con coquetería sin revelar el nombre de la persona que le hace brillar los ojos.

De sus hijos comparte que Chaliana, de 22 años, reside en Puerto Rico, aunque en su propio apartamento y que pronto termina la carrera de enfermera graduada para continuar estudios en medicina. Mientras que Alfredo, de 21, estudia Mercadeo en una universidad de Iowa con una beca de voleibol y se gradúa el próximo año. Ambos jóvenes nacieron un día 27 de diciembre, pero lo celebraron el día de Navidad junto a su mamá.

“Lo celebramos el lunes porque Chaliana se iba de viaje a Nueva York para despedir el año, pero a Alfredo le volvimos a cantar el cumpleaños feliz. Él es todo un hombre de negocios. Ambos se gradúan también el mismo mes de la universidad, en mayo del 2018”. 

Lourdes recordó lo doloroso que fue acostumbrarse cuando los hijos abandonaron el nido.

“Fue terrible para mí. Fue como empezar de cero, comenzar a caminar de nuevo, porque todas mis cosas las hacía alrededor de mis hijos y cuando ellos decidieron seguir sus rumbos y se hicieron independientes se me partió el corazón... Pero mamá sigue hacia adelante poniéndose todos los sombreros”.

La intérprete de El pescaito se mantiene trabajando en diferentes facetas.

“En lo que aparezca, este negocio es así. Me gradué en Comunicaciones y cuando tengo que trabajar en otras cosas como la animación, el teatro, lo hago con mucho gusto, porque lo importante es seguir hacia adelante”. 

Su nueva obra

Precisamente, la también bailarina se dispone a protagonizar junto al cantante Raúl Armando su tercera pieza teatral, Entre la escuela y el punto, con el productor y director Gerardo Rodríguez bajo la dirección de Doel Ramírez. 

La obra es dirigida a estudiantes de escuela elemental y superior, y estrena el 23 de febrero, acorde al Mes de la Salud, en el Centro de Bellas Artes de Juana Díaz. Continuará presentándose en el CBA de Guaynabo, así como en Manatí, Ponce y Mayagüez.

“Hago el personaje de una maestra, “Viviana Martínez”, que tuvo un pasado oscuro; fue alcohólica y se identifica con los estudiantes a los que les da clases. Ella lleva el mensaje de la obra, que es que logró rehabilitarse y se hizo una profesional”.

“Viviana” tiene un hermano, “El Chupi” (Raúl Armando) con el que vive en constante enfrentamientos familiares.

“Siempre lo vieron a él como la oveja negra de la familia y hay mucha envidia entre hermanos por el amor de sus padres. Viviana, que es la mayor, piensa que su hermano es un cáncer en la familia. Eso lo lleva por malos pasos, se encuentra con unos panas en el punto, empieza a consumir drogas y se hace dueño del punto. Las escenas que interpreto son fuertes, intensas”, expresó por su parte Raúl Armando. 

El merenguero se encuentra promocionando su segundo corte como solista, Chuleta tostones, un merengue urbano con la participación de Elvis Crespo y Elliot, el Mago de Oz. 

“Es un tema jocoso, divertido, que no es de Navidad, pero que decidimos sacarlo porque se atrasó por María. El vídeo lo vamos a grabar pronto en Miami nosotros tres cantando y se va a hacer un remix. El corte esta primero en las emisoras de Puerto Rico compitiendo con La planta de Joseph Fonseca”. 

Comentó el cantante que continúa residiendo en Puerto Rico con Lian, su pareja desde hace cinco años. 

“Estoy hecho un nene bueno por fin”, dijo entre risas. 

De sus hijos Raulito, de 18 años, contó que vive en Alabama con su mamá, Brenda Robles, y que vive enamorado de su hija Briana Loren, de 7 años, de su relación con Jéssica Rojas, hija del salsero Tito Rojas.

Raúl Armando pasó el fin de año en Miami con su madre, doña Neida, quien se encuentra bien luego de su batalla con el cáncer durante más de una década. 

Entre la escuela y el punto es una obra endosada por el Departamento de Educación. La pieza presenta las realidades que se viven hoy día con la problemática de drogas, alcohol, presión de grupo y bullyng. La intención, según el productor, es “llevar un mensaje positivo para que el estudiantado tome conciencia de que a veces los jóvenes, buscando dinero fácil, se descarrilan y caen en el mundo de las drogas”. 

Regresa a la portada