Hilton Cordero es cosa del pasado para Deborah Martorell

Por Frances Rosario / frances.rosario@gfrmedia.com 07/17/2013 |03:18 p.m.
Deborah Martorell asegura que no es fácil ser madre soltera. (jorge.ramirez@gfrmedia.com)  
La reportera de televisión fue más lejos al revelar que se encuentra mejor sin la presencia del que por años fue su esposo.

La reportera del tiempo Deborah Martorell ya logró “pasar la página” y continuar su vida, tras la abrupta ruptura con el otrora comisionado de seguridad del municipio de San Juan, Hilton Cordero.

Luego de que la hija de ambos alertara a la autoridades de que Cordero cometió supuestos actos lascivos en su contra, Martorell y sus retoños, de 17 y 6 años, han reenfocado sus vida gracias a terapias y a centrar su día a día en Dios, reveló hoy la periodista a este medio.

“Se supera, y todo depende de la actitud con la que asumas los problemas en la vida. Es cuestión de actitud, es cuestión de estar positivo, de no dejarte caer y no dejar que tampoco otros te hagan caer. Porque escuchas comentarios que te pueden desanimar, escuchas comentarios que te pueden deprimir. Pero no, tienes que decir no. Yo sigo adelante, porque yo sé quién soy yo, yo sé cómo fueron las cosas, yo puedo seguir adelante y puedo sacar a mis hijas adelante”, sentenció Martorell previo a participar del lanzamiento de una campaña contra el maltrato de la Fundación Hogar Niñito Jesús, de la cual es la portavoz.

La reportera de televisión fue más lejos al revelar que se encuentra mejor sin la presencia del que por años fue su esposo y quien se declaró culpable en el foro federal por un cargo de posesión de pornografía infantil. Específicamente, Cordero aceptó tener fotos en su computadora de una menor desnuda, de entre 15 a 18 años y que era su vecina en el complejod e apartamentos en Carolina, donde vivía con Martorell y sus hijas.

“No es fácil ser madre soltera. Para ninguna madre que esté sola con sus hijos es fácil, y la ausencia de un padre, claro está, puede crear ciertos sentimientos en el hogar. La chiquita, por ejemplo, pues los chiquitos no entienden esa ausencia. Pero lo hemos sobrevivido muy bien. Por lo menos, se ha superado bastante. Mi papá y mi hermano han sido las figuras paternales para mis hijas. Yo diría que está todo bien. Realmente, no es algo que afecte seriamente a mis nenas o al hogar. Al contrario, honestamente estamos mejor”, sentenció cuando se le cuestionó sobre la ausencia de Cordero en el hogar.

En sus declaraciones, Martorell dijo que no siguió el caso judicial que se llevó en el foro federal contra su exesposo, ni está atenta al proceso que sigue en curso en el Tribunal de Primera Instancia de Carolina por la posesión de material pornográfico de su vecina menor de edad.

 El caso contra la hija adolescente nunca se ha radicado.

 Asimismo, la periodista comentó que no existe relación entre sus hijas y la familia de Cordero. Dijo que espera que concluya el proceso judicial para entablar de nuevo las relaciones.

 “Solamente, una de sus hermanas sí se ha comunicado en varias ocasiones. Siempre tiene su preocupación con las nenas. Yo lo que quiero es que todo el proceso termine para que finalmente puedan tener una relación”, manifestó.

Silencio sobre Acabá

Entre risas de complicidad, Martorell evadió contestar si mantiene una relación amorosa con el astronauta boricua, Joseph Acabá.

“Un gran amigo al que quiero muchísimo”, dijo interrumpida por las sonrisas la reportera de Noticentro 4 cuando se le preguntó sobre su relación con el astronauta.

Martorell llegó a cuestionar por qué razón existe curiosidad sobre su vida amorosa y continuó su camino con una sonrisa contagiosa.