Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Impactante Oprah Winfrey en su discurso en los Golden Globe

Por Prensa Asociada 01/08/2018 |07:31 a.m.
Un gran aplauso respondió a las palabras de la actriz y presentadora, que hoy recibió en la 75 edición de los Globos de Oro el premio Cecil B. de Mille por ser "un ejemplo a seguir para mujeres y jóvenes". (AP)  
"Ha llegado el momento de acabar con los hombres brutales", dijo la actriz, presentadora y empresaria.

Los Ángeles. Oprah Winfrey puso hoy en pie a todo el auditorio de los Globos de Oro con un discurso combativo y directo contra "los hombres poderosos y brutales" que han dominado el mundo durante mucho tiempo. "Su momento ha llegado. Se acabó el tiempo".


Un gran aplauso respondió a las palabras de la actriz y presentadora, que hoy recibió en la 75 edición de los Globos de Oro el premio Cecil B. de Mille por ser "un ejemplo a seguir para mujeres y jóvenes", además de "una de las mujeres más influyentes de nuestro tiempo", según la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood (HFPA).

La también productora y empresaria empezó recordando cómo cuando era un niña vio en la tele la ceremonia de los Óscar en la que ganó Sidney Poitier. Estaba en la cocina de su casa y su madre regresaba en ese momento, agotada, de limpiar casas.


"Soy consciente de que habrá alguna niña viendo ahora como yo me convierto en la primera mujer negra en recibir este premio", dijo Winfrey, que quiso dedicar su premio a esas niñas y a las mujeres que han alzado su voz contra los abusos y las injusticias.

Recordó el caso de Recy Taylor, una mujer negra que en 1944 fue secuestrada, violada y abandonada por seis hombres blancos que nunca fueron condenados y que murió hace solo diez días.

Y quiso agradecer la labor de la HFPA. "Sabemos que la prensa esta siendo atacada, pero es la entrega de la prensa para sacar la verdad a la luz lo que impide que siga creciendo la corrupción y la injusticia".

"Hablar y decir la verdad es la herramienta mas poderosa que tenemos todos", dijo la presentadora, que se declaró especialmente "inspirada y orgullosa por las mujeres que se han sentido empoderadas para hablar de sus experiencias".

En concreto de las que este año han hablado en Hollywood de un problema, el de los abusos sexuales, que afecta a todas las culturas, países, sectores y razas, y que han sufrido mujeres que han tenido que aguantar "años de acosa y maltrato porque tenía hijos que alimentar, facturas que pagar y sueños que hacer realidad".

“Por demasiado tiempo las mujeres no han sido escuchadas ni se les ha creído si se atreven a decir su verdad al poder de esos hombres”, dijo Winfrey, al recibir el premio a la trayectoria Cecil B. DeMille. "Pero su tiempo se ha terminado, ¡su tiempo se ha terminado! (Time's Up)", repitió Winfrey, aludiendo al lema que es el nombre de un fondo lanzado por más de 300 mujeres poderosas de Hollywood destinado a ayudar a mujeres menos privilegiadas que ellas a defenderse de posibles abusos sexuales en el entorno laboral.

Y se mostró esperanzada en la capacidad de los seres humanos de "mantener viva la esperanza de un mañana mejor incluso en las noches más oscuras".

"Tenemos por delante un nuevo día y cuando finalmente amanezca ese nuevo día será gracias a muchas mujeres, muchas de las cuales están en esta sala, y muchos magníficos hombres que van a luchar unidos para garantizar que se llegue el momento en el que nadie tenga que decir, nunca más, 'yo también'", finalizó Winfrey ante un auditorio emocionado y puesto en pie.

Un discurso apasionado que todo el mundo esperaba de un símbolo como Oprah Winfrey, que resumió con sus palabras la postura de las actrices de Hollywood sobre un escándalo que empezó con las acusaciones contra el productor Harvey Weinstein pero que se ha extendido a muchos nombres y sectores.

Candidata al Óscar y al Globo de Oro por su papel en "The Color Purple" ("El color púrpura", 1985), Winfrey recibió en 2012 el premio Jean Hershot de la Academia de Hollywood por su trabajo humanitario.

Y hoy recogió el Cecil B. DeMille, un reconocimiento que han recibido en ediciones anteriores artistas como Meryl Streep, Denzel Washington, George Clooney, Woody Allen, Jodie Foster, Morgan Freeman o Robert De Niro.

Los premiados

Con una mirada dura la presentadora Natalie Portman siguió tras el discurso de Winfrey al anunciar, como dijo, a los nominados “totalmente masculinos” a mejor director. 

La película que muchos consideran que resuena más con el momento, la comedia oscura "Three Billboards Outside Ebbing, Missouri", sobre una madre que busca justicia tras la violación y asesinato de su hija, emergió como la mayor ganadora de la noche. Se llevó el premio a la mejor cinta de drama, mejor actriz para Frances McDormand, mejor actor de reparto para Sam Rockwell y mejor guión para el director y guionista Martin McDonagh. 

McDormand reconoció que estaba confundida por la identidad de los miembros de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood, pero les dio crédito. "Al menos ellos lograron elegir a una presidenta femenina”, dijo. McDormand agregó que la noche era especial. 

“Créanme, las mujeres en este salón no están aquí por la comida”, dijo McDormand. 

En esta temporada de premios de Hollywood no parece haber favoritos muy definidos, pero en los Globos de Oro algunas cintas tuvieron grandes triunfos. 

La historia entre una madre y una hija de Greta Gerwig "Lady Bird" se llevó el premio a la mejor película de comedia o musical y mejor actriz de comedia para Saoirse Ronan. 

Mientras que la fantasía en la era de la Guerra Fría de Guillermo del Toro "The Shape of Water" ganó por su música original y por la dirección de este cineasta mexicano. Emocionado, el director se secó las lágrimas y logró callar la música con la que le pedían que saliera del escenario. 

“Me tardé 25 años en llegar aquí, denme un minuto”, dijo antes de agradecer a las mujeres que actuaron en su película. “Mis monstruos les agradecen”. 

Seth Meyers comenzó la noche metiéndose de lleno en el tema de los escándalos sexuales. 

“Buenas noches damas y los caballeros que quedan”, comenzó el anfitrión. 

Con chistes sobre Weinstein, “elefante que no está en la sala”, Kevin Spacey y la gran desigualdad de género en Hollywood, Meyers consiguió risas y quizá relajar el ambiente. 

Muy a modo, el primer premio de la noche fue para una de las mujeres más poderosas de Hollywood: Nicole Kidman, por su actuación en "The Big Little Lies" de HBO, una serie que ella y Reese Witherspoon también produjeron. Kidman dijo que su triunfo se debía a “el poder de las mujeres”. 

"Big Little Lies" se impuso en las categorías de televisión con cuatro premios, incluyendo mejor miniserie o película hecha para TV y mejor actriz de reparto para Laura Dern. Al igual que otras siete actrices femeninas, Dern caminó por la alfombra roja acompañada por una activista por los derechos de las mujeres como parte de un esfuerzo para mantener la atención de los Globos de Oro en el tema del acoso sexual. Dern estuvo acompañada por la defensora de agricultores Mónica Ramírez, Michelle Williams con la fundadora del movimiento en redes sociales "Me Too" Tarana Burke y Meryl Streep por la activista por las trabajadoras domésticas Ai-jen Poo. 

“Enseñémosle a nuestros niños que hablar sin miedo a las consecuencias es nuestra nueva estrella polar”, dijo Dern, al recibir su Globor. 

Otras galardonadas abordaron el tema. La serie de Amazon recientemente estrenada "The Marvelous Mrs. Maisel" sobre una ama de casa de la década de 1950 que comienza a hacer comedia de stand-up se llevó el premio a la mejor serie y actriz de comedia para Rachel Brosnahan. 

Elisabeth Moss, al recibir el premio por su actuación en "The Handmaid's Tale" de Hulu dedicó conmovedoramente el reconocimiento a Margaret Atwood, en cuyo libro está inspirada la serie, así como a las mujeres que han estado antes y después que ella. "The Handmaid's Tale" se llevó después el galardón a la mejor serie dramática. 

“Ya no vivimos en los espacios en blanco a la orilla de la imprenta”, dijo Moss en referencia a la prosa de Atwood. “No vivimos en los huecos entre las historias, somos las historias impresas y estamos escribiendo las historias nosotras mismas”. 

Notablemente fueron desairadas la película "Dunkirk" de Christopher Nolan, la película de terror de Jordan Peele "Get Out" y "The Post" de Steven Spielberg.

Los Globos de Oro solían ser el terreno del otrora poderoso Weinstein, cuya caída precipitó las acusaciones contra James Toback, Kevin Spacey y muchos más. Weinstein se impuso durante dos décadas con triunfos en los Globos así como por su conocida manera de manipular a la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood, el grupo de 89 integrantes que organiza los premios. 

Aunque se anuncian como la mayor fiesta de Hollywood, los Globos de Oro tocaron este año el tono más formal de los Oscar, con momentos para rendir homenajes como cuando Kirk Douglas, de 101 años, apareció en el escenario con su nuera Catherin Zeta-Jones y fue ovacionado. 

La estatuilla al mejor actor en una comedia o musical fue para James Franco por su interpretación del cineasta de "The Room" Tommy Wiseau. Franco arrastró a su coestelar y hermano, Dave, al escenario y llamó a Wiseau. Cuando Wiseau llegó al escenario con sus característicos lentes se acercó al micrófono pero Franco lo alejó. “Fuchi, fuchi”, dijo el actor mientras el público reía. 

Gary Oldman, considerado por muchos el contendiente más fuerte en la categoría de mejor actor, ganó el premio por su interpretación de Winston Churchill en "Darkest Hour", superando al novato Timothee Chalamet ("Call Me By Your Name") y a Tom Hanks ("The Post"). 

El premio a la mejor película extranjera fue para la alemana "In the Fade". Allison Janney se llevó el premio a la mejor actriz de reparto en una comedia por la historia sobre la patinadora Tonya Harding "I, Tonya" y Aziz Ansari se llevó el premio al mejor actor en una serie de comedia por "Master of None" de Netflix. 

La estatuilla a la mejor cinta animada fue para “Coco” de Pixar. El cofundador de Pixar John Lasseter se tomará un “sabático de seis meses” tras reconocer errores en su comportamiento en su trabajo. Tras bambalinas el domingo, el director de "Coco" Lee Unkrich respondió sobre los cambios en Pixar. "Todos podemos ser mejores”, dijo. "Hemos tomado pasos para seguir avanzando para crear el arte”. 

La iniciativa para vestir de negro fue apoyada por la recientemente creada organización Time's Up, conformada por cientos de mujeres en la industria de los espectáculos, incluyendo a Streep, Williams, Dern y Winfrey, quienes se han unido para abogar por la igualdad de género a nivel ejecutivo y para proporcionar ayuda para defensa legal de víctimas de acoso sexual. 

Ashley Judd, la primera estrella prominente en denunciar a Weinstein, y Salma Hayek, quien escribió un editorial el mes pasado sobre su pesadilla con el productor, llegaron juntas a la alfombra roja. 

Regresa a la portada