"Mis hijas (Carolina y Emma) me hacen sentir súper bendecida e inmensamente afortunada. Todos los días le doy gracias a Dios porque tengo dos niñas saludables y felices, y tú lo notas...” ([email protected])  
Jéssica nos muestra cómo es fuera de las cámaras de televisión, cuando se dedica a su faceta de madre y esposa

Jéssica Serrano se proyecta seria ante las cámaras de televisión, pero en su entorno privado es todo lo contrario.  

La panelista de Dando candela de Telemundo, tiene dos hijas: una adolescente, Carolina -de 15 años- y una bebé, Emma, de un año y medio. 

Fuera del ojo público, la comentarista de farándula es  muy amorosa, extrovertida, conversadora y consentidora, sobre  todo con sus dos hijas, a quienes considera sus tesoros. 

Con su esposo, el animador Rocky “The Kid”, asegura engranar muy bien a pesar de que poseen caracteres  diferentes. De hecho, la pareja ya lleva dos años de casada. 

La primera hija de Jéssica, Carolina, es producto de su anterior relación. La pequeña Emma es fruto de su matrimonio con el anfitrión del programa radial matutino El despelote de La Nueva 94.

 
Jessica Serrano muestra el lado desconocido de sus dos hijas

La comentarista y reportera de farándula revela cómo su vida cambió tras dar a luz.


Tuviste a Carolina jovencita, a los 21 años, y te convertiste en madre otra vez con Emma, catorce años después. ¿Cuál ha sido la diferencia en el estilo de crianza? 

La diferencia es que Carolina fue una bebé bien tranquila y Emma es un poco más inquieta. Sí te puedo decir que cuando tuve a Carolina yo tenía más energía. Con Emma desarrollé varias condiciones. Se me adormecían las manos, se me pillaron los nervios de la espalda y me empezaron a dar unas migrañas terribles. Ese tipo de cosa… 

¿Tu último embarazo fue considerado uno de alto riego por el hecho de haber tenido a Emma a los 35 años?

Sí. Además, todo el mundo sabe que a mí me dio una mala barriga terrible. 

¿Rocky te ayuda en el cuido y la crianza de las niñas?

Cien por ciento…. Es un trabajo en equipo. Así es que lo hemos podido lograr.

Él (Rocky) y tú parecen tener personalidades diametralmente distintas. ¿Cómo se complementan?

Yo siempre lo he dicho, ni él es tan tan… ni yo tampoco… Ni yo soy tan seria como la gente cree, ni Rocky es tan charlatán como la gente piensa. Es más, yo a veces pienso que Rocky es mucho más conservador que yo en cosas de familia. 

¿Cómo te hacen sentir tus hijas?

Mis niñas me hacen sentir súper bendecida e inmensamente afortunada. Todos los días le doy gracias a Dios porque tengo dos hijas saludables y felices, y tú lo notas. 

¿Cómo ha cambiado la bebé tu vida?

Me ha cambiado todo, mi ritmo de vida y el ritmo de trabajo… Como uno es figura pública, a veces hay que estar corriendo de un sitio a otro sitio,  cumplir con compromisos, asumir unas posturas, y a la vez bregar con las situaciones personales de uno y las familiares. Ha sido un proyecto.

¿Qué has aprendido de Carolina, a quien describes como una jovencita bien madura?

De Carolina he aprendido todo. Ella me marcó la vida y llegó en un momento de mi vida espectacular. Me hizo ver la vida de una forma diferente. 

¿En qué sentido? 

Pues mira, una de las cosas que me enseñó, y todavía al día de hoy lo hace, es ser responsable. Ella es la que me lleva en ese sentido. A veces yo soy un poquito más dejada.  Carolina es mi reminder, mi agenda. En muchas ocasiones es la adulta en ese sentido. Yo quiero que tú sepas que tienes ante ti a la joven más responsable del mundo. La escuela es lo primero para ella y le encanta leer. En la Navidad pasada le regalaron más de 20 libros.

Cuando comparten en familia, ¿qué les gusta hacer?

Bueno, a nosotros nos fascina ir a comer. Nos encanta probar cosas distintas. Tenemos este grupo de amistades que siempre nos reunimos con ellos y buscamos un sitio distinto para probar el menú. Somos tan freaks de esto, que hasta hemos viajado a lugares solamente para degustar ciertos platos y postres. Hay un sitio en Miami al que hemos ido varias veces por los cinnamon rolls que hacen.  

¿Qué hiciste para recuperar tu figura tan rápidamente luego de dar a luz a Emma?

Pues si supieras que a menudo, mucha gente  me habla de ese tema. He recibido críticas por el peso; por sobrepeso o porque piensan que estoy bajo peso. A mí me han dicho un sinnúmero de cosas en las redes, que si estoy anoréxica, que si me estoy muriendo, que si estoy enferma…. Pero la realidad es que luego de dar a luz a Emma, la lacté por seis meses y eso literalmente, me chupó. 

Con tanto ajetreo en la televisión, ¿cómo haces para no descuidar tu relación con tus hijas y con tu esposo?

En nuestros tiempos libres siempre estamos juntos. A veces mi mamá viene de Utuado para cuidar a la bebé, pero es bien raro. Así que se nos hace un poco difícil dejar a los niños y hacer cosas en pareja. En casi todo lo que hacemos Rocky y yo tenemos que integrar a los niños, tanto a mis hijas, como a su hijo. 

¿Qué te parecería si tus hijas te dijeran que también quieren trabajar en la televisión?

Las apoyaría, pero en el caso de Carolina lo que a ella le gusta mucho son las redes sociales. Aunque, en realidad, yo la veo más en el área de publicidad y mercadeo. Es sumamente creativa, dibuja espectacular y es muy diestra en todo lo que es  la parte técnica.

¿En qué estatus está el pleito legal con Wapa Televisión?

No voy a emitir comentarios sobre el asunto por directrices de mi abogado, Manuel Porro Vizcarra.

Regresa a la portada

Tags

farándulatelevisión