Natalia Oreiro amamanta a su hijo para una campaña de Unicef-VÍDEO

Por Agencia EFE 07/05/2013 |05:21 p.m.
Ha posado amamantando a su bebé Merlín, de 17 meses, para ser la imagen promocional de la campaña.
La uruguaya se presentó como una firme defensora de los beneficios de la lactancia. (EFE/David Fernández)  

Bajo el lema "Dar la teta es dar lo mejor de vos", Unicef lanzó hoy en Buenos Aires una ambiciosa campaña en favor de la lactancia materna en Argentina y Uruguay protagonizada por la actriz uruguaya Natalia Oreiro.

Oreiro, embajadora de Buena Voluntad de Unicef, ha posado amamantando a su bebé Merlín, de 17 meses, para ser la imagen promocional de la campaña.

La actriz, que se mostró encantada con la maternidad y en perfecta forma física, recalcó en rueda de prensa que "no hay nada más hermoso que el vínculo que se genera entre madre e hijo en el contacto cuerpo a cuerpo".

La uruguaya se presentó como una firme defensora de los beneficios de la lactancia y aseguró que a pesar de que el pequeño Merlín, hijo de la actriz y el músico argentino Ricardo Mollo, ya tiene dientes y dice sus primeras palabras, ella le da de mamar entre escena y escena y que el niño la recibe con un "mamá tetita" cuando vuelve a casa.

La campaña trata de romper tabúes y concienciar a la sociedad de que no hay nada más "de sentido común" que el que sean las madres las que alimenten a sus hijos, como aseguró el representante de Unicef en Uruguay, Egidio Crotti.

"Dar la teta" es beneficioso tanto para la salud de la madre como para la del recién nacido y los expertos aconsejan mantener la leche materna en la dieta al menos hasta los dos años.

"Lo único que necesita el bebé durante los primeros seis meses es la leche materna", aseguró Oreiro y recomendó a las madres "que si pueden lleguen a los dos años" dando el pecho a los niños.

Según Zulma Ortiz, especialista en Salud de Unicef Argentina, dar el pecho es más frecuente en dos segmentos opuestos de la población: las familias con menos recursos y las que gozan de posiciones acomodadas.

Las madres trabajadoras y de clase media son las que menos amamantan a sus hijos y por ello, son el objetivo principal de esta campaña de concienciación.

Natalia Oreiro quiso ofrecer su ejemplo como madre trabajadora que peleó para tener huecos en su horario de rodajes y espacios habilitados para poder dar el pecho a su hijo y animó a otras madres a "luchar para exigirlos".

Según los datos recogidos por Unicef, en Argentina al 95% de los niños menores de seis meses se les da leche materna, pero sólo en la la mitad de los casos constituye el alimento en exclusiva, como recomiendan los estudios científicos.


Los datos del informe indican que la duración del periodo de lactancia materna exclusiva es, de media, menor a 2 meses.

Para los recién nacidos, tomar teta reduce el riesgo de enfermedades como la diarrea e infecciones respiratorias, previniendo la desnutrición, y disminuyendo la mortalidad infantil.

Pero dar el pecho también puede suponer importantes beneficios para la madre, ya que previene la anemia postparto, reduce el riesgo de cáncer de mama y la osteoporosis.

Cumplido el medio año, es necesario introducir en la dieta de los recién nacidos otro tipo de nutrientes, pero no por ello se debe interrumpir la alimentación materna.

Pese a que los expertos aconsejan mantener la lactancia hasta al menos los dos años de edad, en Argentina, sólo el 61 por ciento de los bebés de entre doce y quince meses toma el pecho.

El porcentaje se reduce a medida que crecen los niños y solo uno de cada tres bebés de 24 meses continúan la lactancia.

Esta campaña tiene como precedente otra lanzada en el año 2011 en Venezuela, con decenas de madres congregadas en Caracas amamantando en público a sus hijos para celebrar la Semana Mundial de la Lactancia Materna, aunque en aquella ocasión era sobre todo la escasez de leche de fórmula la que impulsaba estas acciones.

La mayoría de los inconvenientes que se aducen para interrumpirla son, además, meros mitos y prejuicios: ni es más aconsejable la leche de fórmula, ni tiene que haber consecuencias estéticas, ni a partir del año los bebés son demasiado mayores para seguir amamantándolos.

Una alimentación saludable, vida sana y el contacto físico con el bebé son, según los expertos, las mejores bazas de la madre para estimular la producción de leche.

Tags

UruguayArgentinaUnicef