Rinden homenaje a García Márquez en México

10/13/2012 |12:56 p.m.
El trabajo periodístico de Gabriel García Márquez fue reconocido por un grupo de destacados periodistas iberoamericanos.

El trabajo periodístico de Gabriel García Márquez fue reconocido por un grupo de destacados periodistas iberoamericanos, quienes se refirieron al laureado escritor colombiano como un ejemplo excepcional del género de la crónica en Latinoamérica.

"Hablar de crónica latinoamericana es hablar de Gabriel García Márquez", dijo el escritor, periodista y catedrático argentino Martín Caparrós durante la clausura del encuentro "Nuevos cronistas de Indias el viernes. Un mundo de historias por descubrir", que se efectuó del 10 al 12 de octubre, en el Museo Nacional de Antropología de México.

El puertorriqueño Héctor Feliciano, el estadounidense Jon Lee Anderson, el nicaragüense Sergio Ramírez, el venezolano Sergio Dahbar y el colombiano Jaime Abello Banfi, quien fungió como moderador, participaron en el homenaje al Premio Nobel de Literatura 1982, ocasión en la que exaltaron las "extraordinarias" aportaciones que Gabo ha hecho al periodismo narrativo.

A través de anécdotas, los periodistas y escritores evocaron la dedicación que el célebre escritor originario de Aracataca puso a su oficio como periodista durante gran parte de su vida y que se vio reflejado años después en su estilo como escritor.

"Gabriel García Márquez se enamoró del oficio gracias a su trabajo serio. Entendió que el periodismo, como el cine, es un oficio que se aprende en la práctica, que los talleres son la mejor manera de impulsarlo, que la crónica es la novela de la realidad, el campo donde el periodismo se encuentra con la literatura", dijo Abello durante su participación en el homenaje.

"García Márquez ha dicho que, por lo menos la mitad de su Premio Nobel, se lo debe al periodismo. Pero Gabo no es sólo una persona que está comprometida con el periodismo, también con los derechos humanos, con la paz y con una América Latina unida y que se hace sentir fuerte", resaltó.

Por su parte, Anderson confesó que el periodismo del autor de "Cien años de soledad" y "El Coronel no tiene quien le escriba" le provocó incluso "celos" y contó una emotiva anécdota en la que recordó el día que conoció al colombiano, luego de que éste presentó un "extraordinario trabajo" sobre el presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

"(García Márquez) había hecho una crónica de viaje con el recién elegido presidente de Venezuela, Hugo Chávez, y me despertó unos celos cuando lo leí, estaba en (el periódico) El País bien desplegado y yo tenía tantas ganas de hacerlo y confesé que tenía celos de su acceso, de la historia que había hecho y hablamos mucho sobre Chávez, sobre procesos en Venezuela y la Revolución Cubana y fuimos entrando en calor", contó Anderson.

"Él (Gabo) me hacía tantas preguntas como yo le hacía a él, y eso me ganó, son muy pocas personas que tienen la estatura icónica, a nivel universal, que tiene García Márquez que es capaz de demostrar en lo que uno sabe o uno ha vivido. Eso fue una característica de él que fue un constante en su vida, por eso lo queremos tanto", subrayó el periodista de la prestigiosa revista The New Yorker.

El encuentro "Nuevos cronistas de Indias. Un mundo de historias por descubrir" fue organizado por la Fundación para el Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), creada por Gabriel García Márquez, y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, el máximo órgano cultural en México.

Dicho encuentro consistió en una serie de coloquios abiertos al público, del 10 al 12 de octubre en el Museo de Antropología de México, en el que participaron más de 80 periodistas de 15 países de Iberoamérica. Algunos de invitados fueron: el peruano Julio Villanueva Chang, la chilena Mónica González, y los mexicanos Juan Villoro y Sergio González.

La primera versión de dicho encuentro se realizó en abril de 2008 en la capital colombiana y tuvo como objetivo visibilizar y estimular autores, obras y tendencias de la crónica periodística, concibiéndola como género de referencia para promover en Iberoamérica un periodismo de valor artístico y cultural.