“Sócrates” y “Teresita” lloran a Carmen Belén Richardson

08/11/2012 |
“Lirio Blanco” vive en el recuerdo de sus compañeros.

Los comediantes puertorriqueños Roberto Pérez Navarro “Sócrates, el estofón” y Gloria María Negrón “Teresita”, ex compañeros de Carmen Belén Richardson “Lirio Blanco”, en el desaparecido programa de televisión El colegio de la alegría, lamentaron el fallecimiento de esta veterana actriz, el pasado jueves tras sufrir una largo padecimiento de fibromialgia.

“Me siento bien triste. Hasta fue mi novia en muchas escenas del programa, El colegio de la alegría. Todavía recuerdo sus escenas de celos. Era un alma hermosa, indispensable, se ganó el corazón de todos nosotros, sus compañeros de trabajo”, manifestó con tristeza Pérez Navarro.

El comediante, quien en su personaje de “Sócrates” deleitó al público por muchos años con sus ocurrencias y el famoso estribillo, “Oh maestro, mi distinguido maestro, póngame una A”, recordó anécdotas que vivió con Carmen Belén Richardson y sus otros compañeros en El colegio de la alegría, Gloria María Negrón; Andy Muñiz, “Vale Cuatro”; José Miguel Agrelot, “Torito”; Isabelita Navedo, “la Jiribobia”; y Tommy Muñiz, “el Profesor”; de los cuales sobreviven Pérez Navarro, Gloria María e Isabelita, quien reside en Florida.

“Disfrutábamos muchísimo en las grabaciones. Nos pasábamos haciendo chistes. Carmen siempre se apoyaba en mí. Una vez hicimos una escena en una montaña rusa y me decía que la aguantara porque, por su condición, le daba un dolor tremendo en la espalda. Siempre estaba pendiente de su condición de salud. La última vez que compartí con ella fue en la celebración de los 75 años de don Tommy Muñiz”, recordó.

Gloria María Negrón, quien vive en la Isla y por condiciones de salud no pudo asistir a los actos fúnebres de Carmen Belén, también lamentó su fallecimiento.

“Yo fui a verla a su casa hace un mes. Hablé con ella, estaba de muy buen humor, en buenos términos. Me siento muy apenada, pero siento que ese ser tan bueno, de tanta perfección en la actuación, se ha liberado de un cuerpo que ya no le estaba funcionando. Sus tres hijas fueron con ella muy amorosas y la cuidaron hasta el final”, enfatizó Negrón.