Toni Costa afianza su marca

Por Rosalina Marrero-Rodríguez 06/16/2017 |00:00 a.m.
El bailarín y coreógrafo donó ayer su melena para los pacientes de cáncer, a través de Cabecitas Rapadas.
Toni se dejó crecer el cabello por más de dos años para donarlo y que sirva para la confección de pelucas para pacientes de cáncer. ([email protected])  

Toni Costa ha hecho crecer su nombre al punto de convertirlo en una marca dentro del mundo del entretenimiento y el fitness.

Lo primero que saldrá al mercado bajo su nombre es una selección de gorras que pronto estarán disponibles a través de la web. Igualmente, según adelantó ayer mientras donaba su melena para los pacientes de cáncer, está próximo a llegar a un acuerdo con la casa Universal para encabezar un proyecto de baile infantil.

“Hay que tirar pa’lante, hay que inventársela, y hay que tirar pa’lante. Yo sigo”, comentó el bailarín y coreógrafo sobre la evolución que ha tenido desde que se le conoció en la competencia Mira quién baila (Univision), de donde surgió su relación con la presentadora Adamari López.

Volver a bailar en pantalla es algo que ocurrirá próximamente, no obstante, él prefirió reservarse los detalles para no comprometer el acuerdo con la estación televisiva.

“Me van a volver a ver bailar, y feliz, porque al fin y al cabo es como llegué a este país. Ese tipo de formato es lo que llevo haciendo desde que tenía cuatro años y también me apasiona”, expresó.

Costa, de 33 años, se cortó ayer el cabello después de poco más de dos años para donarlo a los pacientes de cáncer. El gesto lo hizo en coordinación con la Fundación Cabecitas Rapadas que a su vez hará llegar al cabello a la organización Locks of Love en Florida, que se dedica a recopilar donaciones para la confección de pelucas.

“Estoy feliz”, se le escuchó decir al bailarín aunque no dejó de sentirse extraño.

El proceso del corte fue rápido. El estilista Junior Meléndez dividió el cabello en tres largos moños, que seguido cortó y el propio Costa guardó en una bolsa plástica para conservarlo, pues no puede tener humedad. Tampoco debe ser un cabello procesado químicamente ni tener canas, y debe superar las ocho pulgadas de extensión.

Comentó que le había cogido el gusto al moño, inclusive le preocupó la reacción que tendrá su hija Alaia.

“Ahora cuando tome su tetero para dormir no va a encontrar el pelo porque está acostumbrada a tirar el moño”, compartió.

 
Toni Costa dona su melena para pacientes de cáncer

Costa escogió la Fundación Cabecitas Rapadas en reciprocidad al cariño que recibe del público puertorriqueño y para que tuviera algún propósito útil.


Costa escogió la Fundación Cabecitas Rapadas en reciprocidad al cariño que recibe de los puertorriqueños.

Su relación con la entidad responde, además, a la actividad benéfica Zumba Master Class que ofrecerá el 27 de agosto, desde la 1:30 p.m., en el Coliseíto Pedrín Zorrilla.


Regresa a la portada