Wanda Smith: más que agradecida

11/22/2012 |
A siete meses de su accidente automovilístico, comienza a retomar su carrera.

Cuando la sexóloga Wanda Smith revisa los pasados siete meses, en los que ha reposado en su hogar tras el accidente de auto que la colocó al borde de una cuadriplejia, no puede hacer más que dar gracias.

Este tiempo de recuperación no solo le fortaleció su fe en Dios, sino que la hizo reencontrarse con su esposo Agustín Rivera, sus tres hijos, su mamá, en fin, con su núcleo.

“Le doy gracias a Dios, porque es la pareja idónea para mí. Somos diferentes, pero qué bueno es saber que estás con una persona que aunque te vayas poniendo viejita, que estés lastimada, que estés cojita, no importa qué, que esté a tu lado, y mis hijos igual”, expresó la doctora.

Wanda Smith viajaba junto con su esposo la noche del 12 de abril por el expreso de Trujillo Alto cuando fueron impactados por otro vehículo.


El impacto le provocó fracturas en seis costillas a su compañero, mientras que ella sufrió un desplazamiento de la cervical 6 y una fractura en la cervical 7.

“Me encanta esta nueva oportunidad porque valorizo mucho más la vida; estoy mucho más consciente de las personas que tienen impedimentos y sus necesidades”, anotó la conductora del nuevo programa de radio Salud con-ciencia de WIAC 740 AM.

Aunque aún no ha sido dada de alta, Smith presenta una notable mejoría. Ya se le removió el collar rígido que casi la tenía paralizada. En su lugar, utiliza uno más flexible.

Sobre la posibilidad de ser operada, dijo que no está descartada, sin embargo, cada vez es menos probable.

“Las cicatrices de la cervical C6, que es la que más trabajo me estaba dando, por fin en el último mes, el neurocirujano me dijo que estaban sellando, que está más durito que en un cartílago. No está totalmente duro, pero mucho mejor”, precisó Smith.

“Sigue siendo fuerte, pero lo que hay en mi corazón es una gratitud inmensa en todos los sentidos. Situaciones como estas te confrontan nuevamente sobre qué es la vida y qué es la muerte, así que una vez más me confrontó a lo que yo sabía, que estoy aquí de paso, pero Dios me reafirmó que me dejó porque tengo que seguir trabajando mucho más todavía”.