Dura vida en prisión aguarda a integrantes de Pussy Riot

10/14/2012 | 01:00 p.m.
Una corte de apelaciones otorgó la libertad a Yekaterina Samutsevich el miércoles, pero ratificó las penas de dos años de prisión para las otras dos integrantes. (AP/Alexander Zemlianichenko)  
El destino de dos integrantes de la banda de punk Pussy Riot— sigue siendo el mismo: aislar a los presos y desgastarlos por medio de "trabajo correctivo"

Lejos está del gulag de Stalin, pero el principio rector de la colonia penitenciaria rusa —el destino de dos integrantes de la banda de punk Pussy Riot— sigue siendo el mismo: aislar a los presos y desgastarlos por medio de "trabajo correctivo"

María Alejina y Nadezhda Tolokonnikova tendrán que aprender pronto las reglas internas de la vida en prisión, sobrevivir a la pésima alimentación y mala atención médica, y al acoso de compañeras que pudieren estar ofendidas por su "oración punk" contra el presidente ruso Vladimir Putin o que estén cumpliendo órdenes de presionarlas.

"Todos conocen la regla: No confiar en nadie, nunca temer y nunca perdonar", dijo Svetlana Bajmina, una abogada que pasó tres años en una colonia penitenciaria. "Estás en tierra de nadie. Nadie te ayudará. Tienes que pensar todo lo que digas y hagas para seguir siendo una persona".

Alejina, de 24 años, Tolokonnikova, de 22, y Yekaterina Samutsevich, de 30, fueron sentenciadas por vandalismo motivado por intolerancia religiosa por su espontánea actuación en la catedral de Moscú. Las mujeres insisten en que sus protestas fueron políticas, no religiosas. Pero muchos creyentes se dijeron profundamente ofendidos por la actuación de las integrantes del grupo en el altar con pasamontañas.

Una corte de apelaciones otorgó la libertad a Samutsevich el miércoles, pero ratificó las penas de dos años de prisión para las otras. El juez dijo que "su corrección sólo es posible en aislamiento de la sociedad".

En las colonias para mujeres, entre 30 y 40 presas viven en un solo cuarto de las barracas. Empiezan el día caminando lentamente hacia el exterior para realizar ejercicios obligatorios al amanecer, en temperaturas inferiores a los -30 grados Celsius en invierno. Después del pase de lista y de un almuerzo de avena, pasan entre siete y ocho horas al día trabajando, generalmente encorvadas frente a máquinas de coser elaborando uniformes y otras prendas.

Dado que sólo existe una colonia penitenciaria para mujeres cerca de Moscú, las prisioneras de la capital del país frecuentemente son enviadas a Mordovia, una provincia pantanosa infestada por mosquitos cercana al río Volga. Los abogados de la defensa dijeron que Alejina y Tolokonnikova serían transportadas a una colonia penitenciaria en las próximas dos semanas, tras recibir copias de sus sentencias. La ubicación aún se desconoce.

Los presidiarios rusos son encerrados en un sistema que el propio ministro de Justicia de Rusia ha descrito como "monstruosamente arcaico" y cuyo propósito ha cambiado poco en siglos. La Rusia zarista enviaba a los prisioneros a remotas colonias siberianas donde escaseaba la mano de obra. El sistema fue heredado y expandido por la Unión Soviética, que explotó hasta la muerte a millones de prisioneros en el gulag. Rusia es el tercer país que más gente encarcela, detrás de Estados Unidos y China, de acuerdo con el Centro Internacional para Estudios Carcelarios.

"El aburrimiento no existe en la colonia", dijo Bajmina. "Una persona normal no puede siquiera imaginar ese ambiente. Te tienes que acostumbrar a él y la gente tiene que acostumbrarse a ti. Toma varios meses, quizá medio año".

El peligro más grande para las jóvenes quizá sean sus compañeras. La violencia física es un peligro menor en comparación con las colonias para varones, pero la presión psicológica puede ser mayor, dijo Vitaly Borshchyov, director de la Comisión de Vigilancia Pública, una organización de derechos humanos.

"Tener a muchos mujeres juntas en un espacio único es una receta para la tensión y el conflicto. Puedes ser golpeada, humillada sexualmente u obligada a ser amante de alguien", agregó.

Las integrantes de Pussy Riot, no obstante, afirman que se mantendrán desafiantes.

"No nos callaremos", dijo Alejina a la corte de apelaciones el miércoles. "Y aunque estemos en Mordovia o en Siberia, no nos quedaremos calladas... sin importar con cuánto afán traten de desprestigiarnos".