Fidelity ofrece un banquete musical

Por Mariela Fullana Acosta / mfullana@primerahora.com 10/26/2013 | 00:35 a.m.
La cantante mexicana Alejandra Guzmán fue la primera en subir al escenario, derramando pura energía con canciones como Mírala míralo y una versión bossa nova de Eternamente. (jose.candelaria@gfrmedia.com)  
El concierto, que no logró llenarse en su totalidad, contó con un montaje atractivo con tres pantallas gigantes y un juego de luces acertado.

Un banquete musical  con artistas internacionales fue lo que disfrutó ayer el público que asistió a la Noche de Estrellas de Fidelity que se celebró en el Coliseo de Puerto Rico. 

Alejandra Guzmán, Álex Ubago, Samo, Natalia Jiménez, Laura Pausini y David Bisbal fueron los protagonistas de esta noche, donde faltaron las “estrellas” puertorriqueñas. Con la única excepción de Daddy Yankee, quien tuvo una breve participación con Natalia Jiménez en la canción La noche de los dos. 

El evento arrancó a las 9:00 p.m. con un llamativo acto de apertura en el que participaron más de 20  bailarines, quienes se movieron al ritmo de la música grabada de Elvis Crespo,  Daddy Yankee y Tito El Bambino. El concierto, que no logró llenarse en su totalidad, contó con un montaje atractivo con tres pantallas gigantes y un juego de luces acertado. 

La cantante mexicana Alejandra Guzmán fue la primera en subir al escenario, derramando pura energía con canciones  como Mírala míralo y una versión bossa nova de Eternamente, que resultó acertada. 

 
Noche de estrellas de Fidelity

Un banquete musical con artistas internacionales fue lo que disfrutó ayer el público que asistió a la Noche de Estrellas de Fidelity que se celebró en el Coliseo de Puerto Rico.


 “Déjenme decirles que soñaba con este momento y que no sabía si iba a estar viva para estar aquí,  le quiero agradecer por su cariño y su calor porque eso es lo que me hace estar aquí viva. Gracias porque Puerto Rico es la isla más mágica que conozco. Es eternamente bella”, señaló la artista, quien a principios de año se vio al borde de la muerte debido a una bacteria contraída en una cirugía estética en sus glúteos.

La diva mexicana, quien  lució un ajustado y corto vestido el cual tuvo que estar bajándose constantemente por miedo a no sufrir un accidente,  concluyó su participación con el nuevo tema Mi peor error, que saldrá en su nueva producción discográfica, y con Quítatelo. 

Antes de la segunda presentación artística del concierto, los animadores Raymond Arrieta, Haydee Rosario, Saudy Rivera, Tita Guerrero y Rafael José, quienes trabajan en la emisora radial Fidelity, salieron al escenario para saludar a la audiencia y poner el tono jocoso de la noche. De hecho, fueron los presentadores la mayor representación boricua de la noche, ya que los artistas boricuas brillaron, pero por su ausencia. La participación de los conductores sirvió para hilvanar cada una de las presentaciones y avivar a la audiencia.

Luego de algunos chistes de los animadores –unos mejores que otros- llegó el turno para el español Álex Ubago, quien entró al escenario con los aplausos y gritos de la audiencia que cantó a coro con el cantautor el éxito Aunque no te pueda ver.

“Muy buenas noches boricuas, ¿cómo están las chicas más guapas de todo el Caribe? Muchísima gracias por el recibimiento y a Fidelity por la invitación. No es la primera vez que estoy en este escenario y en este festival. Es siempre un placer estar en esta isla tan maravillosa donde me trataís tan bien”, compartió el artista para enseguida vocalizar su nueva canción  Ella vive en mí, que dedicó a sus fanáticas boricuas.  El cierre de Ubago llegó con Sin miedo, que la audiencia cantó de principio a fin.

Ya eran las 10:00 p.m. cuando subió al escenario  el mexicano Samo, quien vocalizó temas como De que me sirve la vida e Inolvidable sin ti, que el público también tarareó. La presentación del vocalista no fue tan acertada como cuando estaba con el grupo Camila, pero al público no pareció importarle a juzgar por los gritos y aplausos.

“Estoy feliz de estar en este lugar maravilloso con un público que sabe escuchar, pero sobre todo, que sabe sentir porque tiene un corazón enorme. Si no fuera mexicano, sería puertorriqueño”, aseguró el artista a quien le faltó un poco de sazón y ánimo en su presentación. 

 

música de calidad en la noche de estrellas de fidelity
1/7
cor

La cantante mexicana Alejandra Guzmán fue la primera en subir al escenario, derramando pura energía con canciones como Mírala míralo y una versión bossa nova de Eternamente, que resultó acertada. (jose.candelaria@gfrmedia.com)

Ya eran las 10:00 p.m. cuando subió al escenario el mexicano Samo, quien vocalizó temas como De que me sirve la vida e Inolvidable sin ti, que el público también tarareó. (jose.candelaria@gfrmedia.com)

Luego de algunos chistes de los animadores –unos mejores que otros- llegó el turno para el español Álex Ubago, quien entró al escenario con los aplausos y gritos de la audiencia que cantó a coro con el cantautor el éxito Aunque no te pueda ver. (jose.cand

La italiana Laura Pausini fue la quinta estrella en formar parte de la noche, quien con su voz provocó a la audiencia, que la aplaudió y la vitoreó desde que entró a cantar. (jose.candelaria@gfrmedia.com)

Pausini cantó En cambio no, la cual le dedicó a su “amiga”, la animadora Laura Rosado, a quien llamó por teléfono para la dedicatoria. (jose.candelaria@gfrmedia.com)

Daddy Yankee tuvo una breve participación con Natalia Jiménez en la canción La noche de los dos. (jose.candelaria@gfrmedia.com)

“Gracias Puerto Rico, y gracias por tener tanto talento como Daddy Yankee”, expresó la española para despedirse del público. (jose.candelaria@gfrmedia.com)


Los más que cantaron

La cuarta al banquete musical fue la española Natalia Jiménez, quien con su vozarrón se echó al público al bolsillo con canciones como Que te quería, Algo más y El sol no regresa. La vocalista encendió la noche haciendo que los asistentes se pusieran por primera vez de pie para bailar y brincar con ella.

“Esos son mis boricuas, pues”, exclamaba la artista, mientras sonreía y seguía cantando Me muero.

Luego de salir del escenario, el público pidió otra canción, por lo que la española salió para complacer a la audiencia, pero  esta vez lo hizo en compañía del puertorriqueño Daddy Yankee, con quien cantó a dúo la canción La noche de los dos.  Los artistas llevaron a cabo una acertada actuación, que fue de las mejores de la noche.  

“Gracias Puerto Rico, y gracias por tener tanto talento como Daddy Yankee”, expresó la española para despedirse del público. 

La italiana Laura Pausini fue la quinta estrella en formar parte de la noche, quien con su voz provocó a la audiencia, que la aplaudió y la vitoreó desde que entró a cantar Limpio y En cambio no, la cual le dedicó a su “amiga”, la animadora Laura Rosado, a quien llamó por teléfono para la dedicatoria. 

Como si no nos hubiéramos amado, Primavera anticipada y Víveme, fueron los otros temas que interpretó la italiana con fuerza y pasión.

“Muchas gracias, buona sera Puerto Rico. Estoy encantada de estar una vez más en Fidelity con Fidelity y con todo mis fieles de esta radio que amo muchísimo. Me encanta estar aquí con mi público Puerto Rico. Estoy feliz de estar aquí…”, dijo la artista, quien una vez más demostró su dulzura y humildad al conversar con la audiencia a quien se entregó con toda su voz. 

El cierre del evento llegaría a las 11:30 p.m. con la actuación del más esperado: el español David Bisbal. Un puñado de canciones, entre ellas Esclavos de tus besos, Mi princesa, Lloraré, Para enamorarme de mí, Dígale, Ruido y Ave María, formaron parte de la actuación del español. 

“Buenas noches mi gente boricua,  mi gente bonita de Puerto Rico. Una vez más aquí desde mi última vez en Bellas Artes con mi acústico. De nuevo nos encontramos y volvemos al pop”, expresó el intérprete que volvió a lucirse con buenas interpretaciones y que llevó a cabo un balance entre canciones románticas y otras más movidas. 

La Noche de Estrellas de Fidelity concluyó un poco después de las 12:30 a.m. complaciendo a miles de fanáticos que respondieron una vez más al llamado de la emisora, que para el año que viene debe considerar a alguna "estrella" boricua, por aquello que la noche brille un poco más.