Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

Kany García hace delirar a su fanaticada

09/14/2012 |00:08 a.m.
Ataviada de blanco y crema, y respaldada por seis músicos, Kany arrancó con el número Me quedo demostrando, además, sus destrezas en los instrumentos de cuerda. ([email protected])  
Kany cerró la noche con los temas Mi dueña y su gran éxito Mi amigo en el baño.

Con una recreación de la sala de su casa como fondo en el escenario del teatro Raúl Juliá del Museo de Arte de Puerto Rico (MAPR), Kany García presentó anoche un espectáculo especial como parte de la serie de conciertos de la emisora KQ-105 FM bajo el nombre de KQústico.

Previo al espectáculo y como parte del compromiso que tiene Kany con las mascotas abandonadas del país, se recogió alimentos para los animales del Santuario Canita de Guayama en las afueras del MAPR. La exitosa recolecta se dio entre 5:00 de la tarde a 8:00 de la noche.

Esta edición del KQústico sirvió de plataforma para que la cantautora puertorriqueña interpretara los temas que integran su nueva producción discográfica titulada con su nombre y de la cual se desprende como primer sencillo la canción Alguien.

Ataviada de blanco y crema, y respaldada por seis músicos, Kany arrancó con el número Me quedo demostrando, además, sus destrezas en los instrumentos de cuerda.

“Muchas gracias por estar aquí. Es la primera vez que vamos hacer el disco completo”, expresó al concluir ese primer tema.

“Quise recrear la sala de mi casa donde salen las canciones de pláticas entre amigos”, agregó para luego dar paso a la canción Demasiado bueno, inspirada en personas allegadas a ella, incluyendo su familia y muy particularmente, sus padres.

Entonces la cantante, quien brilló por su impecable registro vocal, tomó el micrófono para cantar Adiós, un tema que le inyectó melancolía a la velada acústica.

La entrega que en todo momento proyectó Kany al interpretar cada uno de sus temas,  hicieron de la presentación una más intensa.  Con Adiós, arrancó interminables aplausos.

Entonces decidió regresar al pasado con el recordado éxito Que nos pasó, nuevamente con guitarra en mano. En este segmento el público del teatro Raúl Juliá la acompañó en los coros.  

                    

Algo parecido sucedió con la próxima canción, Estigma de amor. La audiencia no pudo resistir unirse a la cantante.

Minutos después la vocalista cantó el tema más personal de su nuevo disco. Se titula Pasaporte a la luna y está inspirado en su esposo Carlos Padial, el guitarrista de su banda.

Cuando se va el amor luego se escuchó en la sala. El tema aborda el rompimiento de una pareja y como una de las partes se da cuenta con el tiempo lo qué perdió. El arreglo de la canción incluye una buena dosis de rock. 

Entonces fue el momento de agarrar un chelo e interpretar el tema Para volver a amar. La balada rock fue del delirio de la audiencia. 

Luego bajo los acordes de Que me quieras la artista impulsó al público a moverse desde sus asientos al son de la rítmica y pegajosa canción. 

Más adelante y antes de vocalizar el número Si yo me olvido, la cantautora compartió que la canción la escribió durante un viaje y que siempre pensó que su disquera no la dejaría grabar ese tema “porque es bien personal también”, dijo.

 Inmediatamente Kany tocó la fibra más profunda de su fanaticada cuando tomó el micrófono para cantar su canción bandera, ese tema que la dio a conocer por primera vez: Hoy ya me voy.

El recordado éxito dio paso a su actual sencillo promocional Alguien, con el cual recibió un prolongado aplauso. En este segmento muchas personas grabaron a la artista con sus teléfonos móviles.

Luego con la canción de despecho Que mal te va mediante la cual describe a los hombres como “paqueteros y embusteros” (basada en una historia real de una amiga suya) la artista logró poner al público de pie.

Kany cerró la noche con los temas Mi dueña y su gran éxito Mi amigo en el baño.