Nota de archivo: publicada hace más de 90 días

La Tribu de Abrante pone la bomba en el Senado

Por Patricia Vargas Casiano 05/17/2017 |09:00 a.m.
Aida Judith Edwards, madre de Hiram, sostiene la proclama que el senador Eric Correa Rivera otorgó a La Tribu de Abrante, por su contribución a la bomba. (jorge.ramí[email protected])  
El grupo recibe reconocimiento por sus contribuciones a este género autóctono.

En el año de cosechas y reconocimientos, La Tribu de Abrante recibió una proclama por su aportación a la bomba urbana. La misma fue entregada ayer por el senador Eric Correa Rivera, que representa al Municipio de Loíza, cuna del líder del grupo, Hiram David Abrante Edwards y su familia, así como compañeros de orquesta. 

“Esto es como un sueño que se ha hecho realidad”, confesó el músico durante el homenaje celebrado en la Sala de los Próceres de El Capitolio de Puerto Rico. 

“En el 1998 llegué al Instituto de Arte en el Viejo San Juan buscando ampliar mis conocimientos en la música y esa joven que ven ahí (señalando a su progenitora) que es mi madre, lamentablemente por razones económicas y muchas otras cosas más, no pudo pagar… Había dos prioridades en casa, o comer o los sueños”, añadió el cantante. 

Hiram mencionó, además, que a su guapa y joven madre, Aida Judith Edwards, no le gustaba la bomba en aquel entonces. “Sus razones tendría”, asumió el hijo mayor. 

Más tarde empieza a coger clases y conoce a los a los profesores que lo encaminaron hacia el futuro que disfruta hoy. Todos estuvieron en la ceremonia: José y Víctor Emanuelli, Tata Cepeda y Luis Rivera. 

“Un día se me acerca una persona, el maestro José Emanuelli, y me dijo: ‘A ti no te gusta la bomba’. Le respondí ‘a mí me gusta, pero a mi mamá no’. Yo tenía 15 o 16 años y él me aconsejó que tenía que hacer bomba, porque esa era mi música. Le agradezco no sólo que esté aquí, sino que tuvo esa visión. Irónicamente, siendo de Loíza no aprendí bomba en mi pueblo, sino en San Juan. Pero la bomba no es de un pueblo u otro, es de Puerto Rico”. 

En el camino hacia sus anhelos, Hiram trabajó con el grupo El Bombazo de Puerto Rico, donde conoció a mucha gente que lo respaldó para lograr una música con un sonido propio que trascendió. Prueba de esto es la doble nominación que recibió con su primera producción discográfica, Otro formato de música, en la reciente edición de los Premios Billboard de la Música latina en las categorías Álbum Tropical del Año y Artista, dúo o grupo del año tropical.

“Mucha gente decía que la bomba era una música antigua que no iba a trascender y el hecho de que esté rodando por el mundo, en otro formato, fusionada, demuestra que La Tribu de Abrante está haciendo una gran labor social y musical. No ha sido fácil sacar la música de la calle, aunque seguirá siendo así, porque esa es la naturaleza de la bomba. Pero veo en los eventos en los que que cantamos que los padres nos dicen ‘mi hijo quiere cantar bomba’. Ha sido un logro muy grande”.

Mientras hablaba, la madre de Hiram, Luis y Jomar (los tres hermanos que componen el frente de la banda), le escuchaba con rostro placentero. 


“Quedé viuda hace 23 años con cuatro hijos varones, Hiram David -que lleva el nombre de su padre-, que era el mayor, tenía 11 años, y los demás 9, 7 y 2 años. El segundo, José, murió hace 12 años. Tomé toda la responsabilidad, son mis hijos y me toca a mi cuidarlos”, afirmó Aida.

Uno de los temas de su disco, Mi hermano, Hiram se lo dedicó a su fraterno, de quien ha comentado que “si estuviera vivo sería parte del grupo”.

Hiram no está casado, pero tiene dos hijos: Elian, de 17 años, que es parte de la Tribu, y Yamilet, de 14, que ya ha comenzado a dar sus primeros pasos bailando bomba en algunas presentaciones de la banda.

“Arranqué jovencito a ser padre. Mi mamá parece mi esposa, siempre lo dicen. Me la paso compartiendo en el barrio, en Piñones, con los nenes”.

Aparte de los ya mencionados, “El escuadrón de Abrante” -como también les llaman- lo componen: Fernando López Román, Jorge Elián Carrasco Pabón, Ángel M. Dávila Cepeda, Yitzak S. Cruz Viera, Rafael Mitchell de León Díaz, Pedro E. Ruiz García y Carlos E. Ayala Collazo.

Regresa a la portada